13 de septiembre de 2014

La vacunación de la meningitis B ¿Un riesgo o una necesidad?

La vacunación de la meningitis B ¿Un riesgo o una necesidad?
GETTY/DMITRY NAUMOV

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La llegada a España de la vacuna contra la meningitis B ha provocado un enfrentamiento entre pediatras y Ministerio de Sanidad similar al vivido desde hace un año con la vacuna de la varicela. Mientras las autoridades sanitarias han autorizado su uso sólo en el ámbito hospitalario y en casos de mucho riesgo, los profesionales sanitarios piden su inclusión en el calendario vacunal para que todos los niños puedan recibirla gratis. O al menos, que pueda venderse libremente en las farmacias.

   Para argumentar esta segunda postura, la Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria (SEPEAP) y uno de los miembros de su directiva, el doctor Federico Martinón-Torres, que trabaja en el Hospital Clínico Universitario de Santiago, explica cuál es la prevalencia del meningococo B, cómo afecta a quienes lo padecen, cómo se ha desarrollado la vacuna y qué beneficios puede ofrecer.

¿Cuál es el serogrupo de meningitis meningocócica más prevalente en España? ¿Por qué?

   El serogrupo B de meningococo es el más frecuente en España, porque frente a los demás serogrupos o bien estamos vacunados o bien no son frecuentes en nuestro entorno. En este momento el serogrupo B explica al menos tres de cada cuatro casos de meningitis que se producen en la infancia en España.

   Globalmente se observan entre 400-600 casos de enfermedad menignocococia en España, consecuencia de un incidencia de 0.7-1 casos/100.000, las cifras más bajas de las últimas décadas gracias a la vacunación sistemática frente al serogrupo C. Sin embargo, es una enfermedad dinámica e impredecible que puede cursar con brotes, como ya ha acontecido en el pasado en nuestro país y con este mismo serogrupo B.

¿Cómo es la progresión clínica de la enfermedad? ¿Qué consecuencias tiene?

   La sintomatología es inespecífica y varía en función de la edad del paciente, haciendo difícil su detección precoz. En la meningitis es característico el dolor de cabeza, que un niño mayor puede referir directamente, pero en un lactante se manifestará como llanto inconsolable o irritabilidad.

   Se trata en general de una afección súbita y agresiva que se produce sin previo aviso en personas sanas presentando un alto grado de letalidad. Prácticamente uno de cada 10 niños menores de 12 meses fallece después de contraerla, aunque se apliquen los cuidados médicos adecuados.

   Los supervivientes, además, sufren hasta en un tercio de los casos secuelas que incluyen daños cerebrales, discapacidad de aprendizaje, pérdida de audición o amputaciones de miembros. Además la gran mayoría de los casos acontece en sujetos previamente sanos sin factores de riesgo identificables. Por todo ello, la vacunación es la mejor opción para manejar esta enfermedad.

¿Qué dificultades presenta el serogrupo B de la enfermedad meningocócica para el desarrollo de una vacuna preventiva?

   El meningococo B ha sido un microorganismo muy agresivo y muy esquivo hasta hoy. Las técnicas que se emplearon con éxito en el desarrollo de vacunas para los tipos de mengingococo A, C, Y o W, --en concreto la conjugación-- no funcionaron para el serogrupo B, y hemos tenido que desarrollar nuevas tecnologías, desde cero, para poder vencerle.

¿Qué es la vacunología reversa y qué papel ha jugado en el desarrollo de la primera vacuna contra el meningococo por serogrupo B?

   Es la tecnología que ha permitido desarrollar una vacuna frente a meningocococo B, que ya ha sido aprobada por las agencias reguladoras europea, australiana y canadiense hasta la fecha, y que ya está disponible prácticamente en todos los países de nuestro entorno, y se ha incluido ya en el calendario vacunal en diferentes regiones de Alemania, Italia, Canadá, y se incorporará en el calendario universal gratuito del Reino Unido.

¿Cuál es la respuesta inmunitaria de la vacuna de acuerdo con los estudios que se han llevado a cabo?

   Una parte importante de este desarrollo clínico se ha realizado en nuestro país, donde se han llevado a caso 6 ensayos con la participación de más de 1.500 niños. La vacuna ha demostrado una respuesta inmune robusta en todos los grupos de edad testados, que le ha proporcionado su aprobación por todos las agencias reguladoras que la han evaluado hasta la fecha, para su utilización en lactantes a partir de los 2 meses de edad.

¿Cómo se administra esta vacuna?

   Por vía intramusucular, como la mayoría de las vacunas, siendo necesarias entre dos y cuatro dosis, dependiendo de la edad del niño.

¿Cuál cree que podría ser el impacto de la vacunación frente al meningococo B en la población española?

   Si la vacuna funciona tal como hemos comprobado en los estudios realizados hasta la fecha, y se incorpora a los calendarios vacunales, deberíamos de ser capaces de evitar al menos el 70 por ciento de casos de enfermedad por meningococo B.

¿Cuál es la situación de la vacuna en nuestro país?

   La vacuna será gratuita para los niños de alto riesgo --fundamentalmente déficits de complemento y asplenias anatómicas o funcionales-- y estaría previsto su uso en caso de brotes. Fuera de estas indicaciones gratuitas, no es posible acceder a la vacuna ya que esta restringido su uso al ámbito hospitalario y en estas indicaciones comentadas.