3 de diciembre de 2009

El uso de la píldora postcoital es más elevado entre las adolescentes durante el fin de semana, según un estudio

BARCELONA, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El uso de la píldora del día después o píldora postcoidal es más elevado entre las adolescentes durante el fin de semana, según describe un estudio del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud de la Universitat Pompeu Fabra (UPF).

El estudio, liderado por la investigadora Clara Ros, describe el consumo de la píldora desde que en 2004 se empezó a dispensar de forma gratuita en distintos centros sanitarios españoles, y también lo compara entre las zonas rurales y urbanas.

Los resultados constatan que las chicas más jóvenes, entre los 16 y los 19 años, son las que más recurren a esta pastilla y que el acceso a este método de "emergencia" aumenta especialmente durante los fines de semana.

Este consumo aumenta especialmente los lunes, cuando se concentran más del 20 por ciento de las peticiones, lo que hace pensar que en la mayoría de los casos se trata de relaciones esporádicas.

Tras comparar los datos de la provincia de Lleida con el área metropolitana de Barcelona, se ha constatado que el uso de la pastilla poscoital es un 42 por ciento mayor en el ámbito rural que en el urbano.

La investigación, que publica 'Gaceta Sanitaria', ha estudiado los casos de las 17.149 mujeres que acudieron a buscar la píldora poscoital en Cataluña entre octubre de 2004 y agosto de 2007, según los datos recogidos por el Programa de Salud Maternoinfantil de la Dirección General de Salud Pública de esta comunidad.

Por otra parte, más del 30 por ciento fueron chicas entre los 16 y 19 años, seguidas por las jóvenes de 20 a 24 años, que representaron más del 25 por ciento del total. De esta manera, más de la mitad de las usuarias de la píldora del día después son menores de 25 años.

A pesar de que la mayoría de mujeres no hace un uso indiscriminado de la anticoncepción de emergencia, el 78,5 por ciento de las usuarias reconoce haber recurrido a este método en dos ocasiones. Alrededor del 9 por ciento la han usado cuatro veces o más, mientras que sólo el 1,8% la ha solicitado en una única ocasión.