1 de julio de 2014

Usar calzado transpirable, llevar un botiquín de viaje y utilizar protectores solares, claves para un verano saludable

Usar calzado transpirable, llevar un botiquín de viaje y utilizar protectores solares, claves para un verano saludable
DIPUTACIÓN DE CASTELLÓN

MADRID, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

Utilizar un calzado cómodo y transpirable, llevar de viaje un botiquín con medicamentos de autocuidado y utilizar protectores solares según el fototipo de piel ayuda a disfrutar de un verano saludable, tal y como ha informado la Asociación para el Autocuidado de la Salud (ANEFEP).

En concreto, la organización recomienda prestar especial atención a los pies ya que es una de las partes del cuerpo que más se ve afectada en el verano como consecuencia del cambio del calzado, las visitas a las playas y piscinas y el exceso de sudoración. Todo ello, puede provocar talones ásperos, 'pie de atleta' o rozaduras y ampollas.

Por este motivo, es necesario utilizar calzado que sea cómodo, transpirable, con algo de amortiguación y que no ciña excesivamente el pie. Además, el uso de limas o la 'piedra pómez', dos veces por semana en las zonas afectadas por durezas y callos, ayuda a aliviar la inflamación del pie y a eliminar células muertas.

Si ya han aparecido ampollas y rozaduras, es importante que se desinfecte la zona y se proteja con un apósito. Asimismo, existen desodorantes y antitranspirantes especializados para la sudoración excesiva de los pies. "La hidratación de la piel también ayudará a mejorar las asperezas del pie y a prevenir la aparición de grietas y otras molestias", ha apostillado el director general de ANEFP, Jaume Pey.

PROTEGER LA PIEL DE LAS ALTAS TEMPERATURAS

La piel es otra de las partes del cuerpo que más atención requiere debido a las quemaduras que provoca la exposición prolongada al sol. En este sentido, la organización aconseja usar protectores solares que contengan el factor de protección más adecuado a cada tipo de piel.

Asimismo, y debido a que la piel tiene memoria, es necesario priorizar su cuidado frente al bronceado y extender los protectores solares abundantemente, especialmente en las zonas que van a quedar expuestas al sol. En este punto, ANEFP recomienda no utilizar perfumes o lociones con alcohol porque favorecen la irritación de la piel.

Ahora bien, además de prestar atención a estas dos partes del cuerpo, es necesario llevar siempre a mano un botiquín en el que se incluyan medicamentos de autocuidado como, por ejemplo, analgésicos para los dolores leves y ocasionales, antipiréticos para combatir la fiebre, antihistaminicos para las reacciones alérgicas y fármacos para evitar los síntomas del mareo.

Además, para los trastornos gastrointestinales, tan habituales en verano por los cambios en los hábitos de alimentación, la asociación recomienda incluir en el botiquín antiácidos, antidiarréicos y laxantes.

CUIDADO CON LAS HERIDAS, HEMATOMAS Y QUEMADURAS LEVES

Finalmente, ANEFP muestra una serie de consejos para curar las heridas, hematomas y quemaduras leves. Así, en el caso de las heridas, destaca la importancia de evitar que se infecte, detener la hemorragia aplicando una gasa sobre la lesión y limpiarla con agua y jabón suave.

"Si la herida tiene cierta profundidad, es aconsejable usar suero fisiológico para limpiarla y, una vez limpia, se aplique un producto antiséptico para evitar la infección y, finalmente, se cubra con una tirita o un apósito para facilitar su curación", apostilla.

Si lo que se padece es un hematoma producido por un golpe, la asociación recomienda aplicar agua fría sobre la lesión para reducir la inflamación y, a continuación, extender un gel o pomada que favorezca la circulación de la sangre.

Otro tipo de lesiones habituales son las quemaduras. Para curarlas, lo recomendable es enfriar la lesión con agua a temperatura ambiente durante algunos minutos y, posteriormente, aplicar sobre la herida un gel antiséptico que evite su infección, y al mismo tiempo, ayude a refrescar la quemadura. Posteriormente, es necesario que cubrir la herida con un apósito o aplicar periódicamente productos que preserven la humedad y favorezcan la cicatrización.

"Siguiendo estos consejos, podremos disfrutar del verano y de las vacaciones sin que los problemas leves de salud nos lo impidan", ha zanjado el director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud.