2 de septiembre de 2015

UnionGC denuncia falta de protocolos y medios para intervenciones con enfermos mentales violentos

SANTANDER, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Guardias Civiles (UnionGC) en Cantabria ha denunciado este lunes que agentes de la Benemérita tengan que intervenir en situaciones de riesgos con pacientes violentos con enfermedades mentales o algún tipo de alteración emocional teniendo para ello formación, medios y protocolos de actuación "escasos o nulos".

UnionGC, asociación profesional mayoritaria en la Benemérita en Cantabria, ha criticado esta situación en un comunicado un día después de tener que intervenir ayer, lunes, en el interior del centro de rehabilitación psiquiatrica de Parayas y otra en el Centro de Menores de régimen semiabierto de la Isla Pedrosa, y tener en agosto varias intervenciones con pacientes de diversas enfermedades mentales en domicilios y en la calle.

Ha detallado que el lunes la Guardia Civil de Camargo se vio obligada a intervenir en el interior del Centro psiquiátrico de Parayas porque un paciente no quería tomarse la medicación, hecho que derivó, según ha asegurado, en una situación "cargada de violencia y riesgo" para el personal laboral del citado centro pues el enfermo se armó con trozos de una ventana que había roto y "enfrentado a todo el que quisiera hacerle entrar en razón".

Tras este suceso, la misma patrulla, junto a otra de Pedreña tuvieron momentos después que acudir al centro de menores de Isla Pedrosa por "un conato de motín", protagonizado, según ha expllicado, por un joven recién ingresado "que arengaba a sus compañeros, contra los cuidadores y que terminó inmovilizado y calmado tras la intervención de la Guardia Civil, responsables del Centro y servicios médicos".

UnionGC ha alertado de que en estos casos las patrullas de la Guardia Civil acuden "con las únicas armas que tienen, su palabra, su imaginación, una defensa de goma y una pistola, aparte de la formación que su competencia y profesionalidad les granjee".

Respecto a las intervenciones en domicilios y calles con personas que padecen algún tipo de discapacidad mental, enfermedad mental, o alteración emocional, cuya reacción es "inopinada y violenta" obliga, según UnionGC, ante la "ausencia" de protocolos y medios de los servicios médicos, a intervenir a la Guardia Civil "y en el 100% de los casos a dar una solución y dejar resuelto el problema" de forma policial.

"El resumen es que la Guardia Civil deja el tema resuelto, pero se expone de forma innecesaria y además deja de hacer lo que realmente es su competencia, durante el tiempo que dure esta intervención", se ha quejado UnionGC, que denuncia "dejadez" de los responsables públicos en este asunto.