1 de agosto de 2019

Un tratamiento para la psoriasis reduce la inflamación coronaria en pacientes con afecciones de la piel

Un tratamiento para la psoriasis reduce la inflamación coronaria en pacientes con afecciones de la piel
Imagen de angiografía coronaria por TC de las arterias coronarias que representa el índice de atenuación de la grasa perivascular antes y después de la terapia biológica para pacientes con excelente respuesta a la terapia biológica.ANTONIADES GROUP

MADRID, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

Investigadores han descubierto que las terapias biológicas antiinflamatorias utilizadas para tratar la psoriasis moderada o severa pueden reducir significativamente la inflamación coronaria en pacientes con afecciones crónicas de la piel, según pubican publicado en línea en 'JAMA Cardiology'.

Destacan que los hallazgos son particularmente notables debido al uso de un nuevo biomarcador de imagen, el índice de atenuación de grasa perivascular, que fue capaz de medir el efecto de la terapia en la reducción de la inflamación.

El estudio, financiado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés), de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, tiene implicaciones no solo para las personas con psoriasis, sino también para aquellas con otras enfermedades inflamatorias crónicas, como el lupus y la artritis reumatoide. Se sabe que estas patologías aumentan el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

"La inflamación coronaria ofrece pistas importantes sobre el riesgo de desarrollar enfermedad de la arteria cardíaca --explica el autor principal del estudio, el doctor Nehal N. Mehta, cardiólogo y jefe del Laboratorio de Inflamación y Enfermedades Cardiometabólicas del NHLBI--. Nuestros hallazgos se suman al creciente cuerpo de investigación que muestra que el tratamiento de afecciones inflamatorias subyacentes puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares".

Los investigadores analizaron 134 pacientes que sufrían psoriasis moderada o severa y que no habían recibido tratamiento biológico durante al menos tres meses antes de comenzar la terapia del estudio. Cincuenta y dos de estos pacientes que optaron por no recibir la terapia biológica fueron tratados solo con terapias tópicas o de luz y sirvieron como grupo de control.

La inflamación de la arteria coronaria afecta particularmente a la grasa perivascular, el tejido adiposo que rodea las arterias, al cambiar su composición, haciéndola atenuada, o menos grasa, como lo capta el índice de atenuación de grasa perivascular (FAI, por sus siglas en inglés), que los investigadores utilizaron para medir los efectos de los productos biológicos en la inflamación coronaria.

"FAI es un nuevo método de análisis de tomografías computarizadas que puede predecir el riesgo de un paciente de ataques cardíacos fatales y otros eventos cardíacos con años de anticipación, e independiente de otros factores de riesgo tradicionales de enfermedad cardíaca --explica el coautor del estudio, el doctor Charalambos Antoniades, profesor de medicina cardiovascular en la Universidad de Oxford.-- De hecho, nuestra investigación ha encontrado que un FAI perivascular anormal se relacionó con un riesgo de seis a nueve veces mayor de eventos cardiovasculares adversos importantes".

Los 134 pacientes, todos con bajo riesgo cardiovascular, se sometieron a tomografías computarizadas al comienzo del estudio y nuevamente un año después para evaluar la inflamación coronaria utilizando la FAI perivascular.

Los investigadores encontraron una reducción significativa en la inflamación coronaria entre los que recibieron terapia biológica, pero no hubo cambios en el grupo de control. Incluso los pacientes con placa de arteria coronaria preexistente vieron una reducción en la inflamación coronaria después de la terapia biológica.

"Después de ver el valor de predicción de la FAI perivascular para eventos cardíacos, una pregunta persistente clave fue si podríamos modificarla usando intervenciones anti inflamatorias. Hasta donde sabemos, nuestro estudio es el primero en evaluar los posibles efectos de la terapia biológica en la coronaria inflamación usando la medida ", añade Mehta.

Los investigadores creen que el poder de la FAI perivascular en la predicción del riesgo de futuros eventos cardíacos podría guiar las decisiones terapéuticas para pacientes individuales, promoviendo un enfoque de atención médica más personalizado.

La psoriasis, una enfermedad cutánea común, está asociada con una inflamación sistémica elevada, lo que eleva el riesgo de enfermedad de los vasos sanguíneos y diabetes. La inflamación ocurre cuando el mecanismo defensivo del cuerpo se activa para evitar infecciones o enfermedades, pero este mecanismo puede volverse contra sí mismo al hacerlo, por ejemplo, por un exceso de lipoproteínas de baja densidad (LDL) que se filtran en el revestimiento de las arterias.

La respuesta inflamatoria resultante puede aumentar la formación de coágulos sanguíneos, que bloquean las arterias y provocan ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Contador

Lo más leído