30 de diciembre de 2014

El trasplante de células madre puede frenar la evolución de la esclerosis múltiple durante al menos 3 años

MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores del Instituto del Blood Cancer Institute de Colorado y el Presbyterian/St. Luke's Medical Center de Denver, en Estados Unidos, han logrado que un pequeño grupo de pacientes con esclerosis múltiple que sometidos a un trasplante autólogo de sus propias células madre hematopoyéticas mantenga la enfermedad en remisión después de tres años, logrando incluso mejoras en la función neurológica.

   El hallazgo aparece publicado en la edición digital de la revista 'JAMA Neurology' y los resultados muestran el potencial de este tipo de trasplante frente a una enfermedad degenerativa ante la que, por el momento, no han funcionado otros tratamientos modificadores de la enfermedad.

   Sin embargo, explican los autores, el trabajo muestra como el uso de células del propio paciente --realizado tras el uso precoz de una terapia inmunosupresora de dosis alta-- puede permitir eliminar las células que causan la enfermedad en aquellos pacientes que sufren más recaídas y restablecer su sistema inmune.

   En el estudio analizaron a 24 pacientes que recibieron una dosis elevada de inmunosupresores y posteriormente fueron trasplantados, y la tasa de supervivencia libre de eventos --incluyendo pérdida de la función neurológica, recaídas o nuevas lesiones-- después de tres años era del 78,4 por ciento. Asimismo, la supervivencia libre de progresión y la supervivencia libre de recaída clínica fue del 90,9 y 86,3 por ciento, respectivamente.

   Del mismo modo, los autores aseguran que los efectos adversos de ambas terapias fueron los esperados e incluso vieron mejores en la discapacidad neurológica, en la calidad de vida y en las habilidads funcionales.

   "Puede representar una opción terapéutica para los pacientes con esclerosis múltiple en los que la inmunoterapia convencional falla, así como para otros también graves", defienden los autores.