26 de marzo de 2019

La tecnología de imagen avanzada predice el riesgo cardiovascular al detectar inflamación en las arterias

La tecnología de imagen avanzada predice el riesgo cardiovascular al detectar inflamación en las arterias
CNIC

MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

Gracias la tecnología de imagen avanzada con PET/RM, investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) han determinado la presencia de inflamación de las arterias en zonas donde todavía no existen placas de aterosclerosis, lo que posibilita establecer un diagnóstico precoz del riesgo cardiovascular.

El Estudio PESA-CNIC-Santander, que se publica este lunes en 'Journal of the American College of Cardiology' (JACC), demuestra, por primera vez y en la mayor cohorte de PET/RM publicada hasta la fecha, la presencia de inflamación en estadios precoces de aterosclerosis, sobre todo en regiones donde no existe placa y, además, que la inflamación detectada en las arterias puede ser un síntoma previo a la aparición de la placa que conduce a la enfermedad cardiovascular, como infarto o ictus.

El estudio prospectivo, dirigido por el doctor Valentín Fuster, incluye a más de 4.000 participantes de edad intermedia y evalúa la presencia y desarrollo de aterosclerosis subclínica (sin síntomas) gracias al empleo de técnicas de imagen innovadoras. Los investigadores están actualmente analizando el papel de la inflamación arterial en este proceso, y consideran que este descubrimiento apoya el desarrollo de nuevas terapias antiinflamatorias para esta enfermedad.

Los resultados son fruto del empleo de esta tecnología en 755 individuos asintomáticos que forman parte del estudio PESA-CNIC-Santander, con una media de edad de 49 años, y que presentaban placas de aterosclerosis detectadas por ecografía vascular 2D/3D y/o acumulación de calcio en las arterias.

El doctor Fuster, director del CNIC e investigador del proyecto, subraya la utilidad de esta moderna tecnología de diagnóstico vascular por imagen, PET/RM, que "nos ha permitido identificar, además, que únicamente una décima parte de las placas de aterosclerosis presentan inflamación".

Asimismo, destaca que estos hallazgos demuestran el potencial de esta tecnología para la obtención de imágenes in vivo de la inflamación relacionada con la aterosclerosis sistémica, su estudio en etapas tempranas y la identificación de individuos que probablemente se beneficien de una intervención temprana. "Los estudios futuros deben investigar si la inflamación precede al desarrollo de la placa y evaluar el valor de cuantificar la inflamación en la evaluación del riesgo cardiovascular", añade el director del CNIC.

Por su parte, la coinvestigadora principal y cardióloga del CNIC y del Hospital Universitario HM Montepríncipe, doctora Leticia Fernández-Friera, señala que el objetivo del trabajo "fue caracterizar la inflamación vascular a nivel de las arterias carótidas -encargadas de suministrar sangre al cerebro y a la cabeza-, de la aorta -principal arteria del cuerpo humano- y de las arterias iliaco-femorales -suministran sangre a las extremidades inferiores- en personas con aterosclerosis subclínica conocida".

FACTORES DE RIESGO

Aunque se sabe que la aterosclerosis es una enfermedad inflamatoria crónica, se desconoce la prevalencia y distribución de la inflamación en estadios precoces de la enfermedad. Según señala el investigador del CNIC Javier Sanz, coinvestigador de la investigación, que las características de las placas de aterosclerosis que muestran inflamación o hipercaptación son: placas de gran tamaño, con mayor contenido de colesterol y localizadas en las arterias femorales y en las bifurcaciones.

No obstante "la mayoría de las captaciones o inflamaciones que se han identificado en esta subpoblación del estudio PESA se localizaban en segmentos arteriales libres de placa de aterosclerosis", señala Sanz. Se ha demostrado, continúa, que la inflamación vascular está presente en "casi la mitad de los individuos estudiados, con mayor frecuencia en las arterias femorales".

Además, añade Fernández-Friera, "la inflamación se asocia con la presencia de mayor número de factores de riesgo; en particular, obesidad y tabaquismo fueron los factores de riesgo que predecían de forma independiente la presencia de inflamación arterial".