1 de febrero de 2019

La tasa de curación de tumores pélvicos avanzados supera el 70% gracias a la cirugía oncológica

La tasa de curación de tumores pélvicos avanzados supera el 70% gracias a la cirugía oncológica
PIXABAY - ARCHIVO

ALICANTE, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La tasa de supervivencia de los tumores pélvicos supera el 70% a los cinco años gracias al empleo de técnicas quirúrgicas como la exenteración pélvica, según destacan expertos oncológicos de Quirónsalud que recalcan, por ello, "la importancia de la alta especialización".

Según el doctor Blas Flor, jefe del Servicio de Cirugía Oncológica del Hospital Quirónsalud Valencia, "el objetivo es obtener una resección local completa del tumor avanzado con los mejores resultados de supervivencia".

La exenteración pélvica consiste en la extirpación quirúrgica radical del colon distal, el recto, la vejiga y la próstata-vesículas seminales en el hombre y el útero-ovarios-vagina en la mujer. "Esta técnica", señala el doctor Pedro Bretcha, presidente de la Sociedad Española de Oncología Quirúrgica (SEOQ) y jefe del Servicio de Cirugía Oncológica del Hospital Quirónsalud Torrevieja, "está indicada, sobre todo, en el cáncer de útero, el cáncer de vagina y tumores del recto y menos frecuentemente en tumores de vejiga urinaria o de próstata".

Aunque esta técnica lleva consigo la pérdida de control de los esfínteres intestinales y urinarios, "es la única alternativa terapéutica posible en este tipo de tumores localmente avanzados, considerados irresecables con los tratamientos convencionales y que condena a estos pacientes a una calidad de vida marcada por el intenso dolor pélvico, el sangrado, la infección local, la fistulización a órganos vecinos y, finalmente, la muerte", afirma el doctor Flor en un comunicado.

Para el doctor Pedro Cascales, coordinador del Grupo Español de Cirugía Oncológica Peritoneal (GECOP) y Responsable de la Unidad de Cirugía Oncológica del Hospital Quirónsalud Murcia, "con esta técnica hemos conseguido un importante descenso de la mortalidad ofreciendo además una mejor calidad de vida en pacientes por lo general eran considerados incurables en una primera valoración". "Este avance --prosigue-- se ha conseguido gracias a la experiencia acumulada, al mejor manejo postoperatorio, a los nuevos esquemas de quimioterapia y radioterapia neoadyuvante y sobre a todo, la superespecialización de los cirujanos que se enfrentan a diario con estas patologías."

El doctor Cascales resalta la importancia del trabajo dentro de un equipo multidisciplinar en este tipo de tratamientos oncológicos, "los cirujanos ya no trabajamos solos, sino que estamos integrados como parte de un equipo multidisciplinar, poniendo a disposición del paciente oncológico y en pro de la excelencia asistencial, un enfoque técnico comprendiendo la biología y la historia natural de la enfermedad, así como las contribuciones hechas por otras disciplinas al tratamiento de los pacientes con cáncer. Es en este punto en el que el cirujano debe ser visto como un oncólogo quirúrgico".

"Para conseguir el éxito en estos procedimientos", afirma el doctor Bretcha, "estos pacientes deben ser operados en centros altamente especializados en procedimientos de alta complejidad y versados en el rescate oncológico como el tratamiento de la carcinomatosis peritoneal mediante cirugía de citorreducción radical y HIPEC, la cirugía del sarcoma, la perfusión aislada de la extremidad en melanoma, cirugía hepatobiliar y pancreática, gastroesofágica, torácica, etc.". La posibilidad de disponer de un dispositivo para la aplicación de radioterapia en el quirófano, ayuda a la obtención de un mayor control local tras la extirpación de un cáncer.

RADIOTERAPIA INTRAOPERATORIA

La Radioterapia Intraoperatoria (RIO) es una técnica de alta precisión en la que se administra una fracción única y elevada de radioterapia durante un acto quirúrgico, sobre el lecho tumoral, con la ventaja de la visualización directa del lecho a irradiar, evitando la irradiación innecesaria de los tejidos sanos circundantes y por tanto de toxicidad, explican.

La RIO se ha empleado en el tratamiento de diferentes tumores malignos, como el cáncer gástrico, de páncreas, de recto, de pulmón, los ginecológicos, los sarcomas retroperitoneales y de extremidad, generalmente en programas que asocian irradiación externa, para aumentar el control local de la enfermedad. Aunque especial aplicación tiene en el tratamiento y la curación del cáncer de mama, siempre y cuando esté indicado por el especialista.

Asimismo, Quirónsalud informa de que, en colaboración con la Asociación de Familiares y Pacientes con Cáncer de Torrevieja (Afecancer), instalará una mesa informativa el próximo lunes, 4 de febrero, en la Plaza de la Constitución de esta localidad en la que ofrecerán información divulgativa a toda la población torrevejense con motivo del mundial de esta enfermedad.