26 de mayo de 2014

Bajar de peso puede ayudar a controlar la artritis reumatoide

NUEVA YORK, 26 May. (Reuters/EP) -

Un estudio del Instituto Karolinska, en Suecia, ha demostrado que las personas que padecen sobrepeso cuando son diagnosticados con artritis reumatoide tienen más problemas para controlar la enfermedad en sus primeras etapas que quienes no tienen un kilo de más.

Así se desprende de los resultados de un estudio publicado en la revista 'Annals of the Rheumatic Diseases', que incluyó a casi 500 pacientes adultos diagnosticados entre 2006 y 2009.

Los autores revisaron los datos de altura y peso de cada paciente y analizaron como la enfermedad había progresado en los seis meses posteriores al diagnóstico, en que la mayoría habían comenzado tratamiento con fármacos moduladores de la enfermedad, la mayoría con metotrexato.

De este modo, vieron que los pacientes con sobrepeso eran un 33 por ciento menos propensos a tener una baja actividad de la enfermedad después de tres meses, un plazo considerado suficiente para lograr tener bajo control la enfermedad.

Asimismo, estos pacientes también solían presentar más cuadros de dolor, tanto después de tres como de seis meses, y tenían menos probabilidades de que la enfermedad comenzara a remitir, en comparación con quienes tenían un peso saludable.

Tener más grasa corporal podría afectar al curso de la artritis reumatoide o al mecanismo de acción de los medicamentos utilizados para combatirla, lo que puede provocar más infrlamación, según ha reconocido María Sandberg, autora del estudio, que reconoce que también hubo pacientes obesos en el grupo de estudio que sí presentaron una buena respuesta.

No obstante, el estudio pone de manifiesto "la importancia de los hábitos de vida y la necesidad de tener una dieta saludable y una vida activa", ha defendido.