4 de febrero de 2015

Sólo dos tercios del dinero destinado a la crisis del ébola ha llegado a los países afectados

MADRID, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   A 31 de diciembre de 2014, los compromisos para ayudar a paliar los problemas del brote del virus de ébola llegarona a por lo menos 2.890 millones de dólares, sin embargo, sólo alrededor de dos tercios (1.900 millones) ha llegado a los países afectados, según un informe publicado esta semana en el 'British Medical Journal'.

   "Estos retrasos en los desembolsos de fondos" pueden haber contribuido a la propagación del virus y podrían haber aumentado las necesidades financieras", alerta la autora de este trabajo, Karen Grepin, profesora asistente de Política de Salud Global en la Universidad de Nueva York, en Estados Unidos.

   Mediante el uso del sistema de seguimiento financiero de las donaciones internacionales captadas por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH, por sus siglas en inglés), esta experta examinó el nivel y la velocidad de las promesas hechas para la epidemia de ébola y cómo se alinea con las estimaciones de los fondos necesarios para tener la evolución de la epidemia bajo control.

   El 23 de marzo de 2014, el Ministerio de Salud de Guinea notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) de un "brote de rápida evolución" de la enfermedad del virus del ébola en la parte sur oriental de su país. Una semana después del mensaje, la OMS envió una donación inicial de equipos de protección y otros suministros médicos a Guinea.

   Sin embargo, el primer recurso importante de financiación de la comunidad internacional no sucedió hasta agosto, cuando la OMS, junto con los presidentes de Liberia, Sierra Leona y Guinea, hicieron un llamamiento a los donantes internacionales para proporcionar 71 millones de dólares para apoyar el control del brote.

   El 16 de septiembre de 2014, aproximadamente seis meses después del inicio de la epidemia, la ONU estima en casi mil millones la asistencia humanitaria. A mediados de noviembre, la solicitud oficial de financiación se estima en1.500 millones.

"Claramente, los líderes internacionales han descubierto que es difícil estimar las necesidades financieras para hacer frente a este brote de rápida propagación --dice Grepin--. El problema no ha sido la generosidad de los donantes, sino que los recursos no se han desplegado con la suficiente rapidez".

   Los datos no permiten comparar la velocidad de los desembolsos con la de otras crisis humanitarias, explica, pero sí sugieren que se necesita un mecanismo para permitir que los fondos se desembolsen para rápidamente  para luchar contra las amenazas de salud pública como el ébola, de forma que se pueda aportar un fondo específico rápidamente para cualquier emergencia.