28 de julio de 2020

La Sociedad de Patología Digestiva estudia cómo diagnosticar mejor la enfermedad hepática grasa no alcohólica

La Sociedad de Patología Digestiva estudia cómo diagnosticar mejor la enfermedad hepática grasa no alcohólica
Tejido hepático afectado por la enfermedad del hígado graso no alcohólico. - DR. DAVID KLEINER, NCI - ARCHIVO

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) ha puesto en marcha, en colaboración con OWL Metabolomics, un estudio multicéntrico, denominado 'NASH Registry', sobre la enfermedad hepática grasa no alcohólica en pacientes con alto riesgo de padecerla que incluye sujetos con diabetes mellitus mayores de 50 años y con un índice de Masa Corporal (IMC) mayor de 25kg/m2, independientemente de la presencia de alteración del perfil hepático.

Este estudio tiene como fin evaluar la utilidad de la implementación de dos herramientas emergentes: 'OWLiver' y 'DeMILI' en la detección precoz del NAFLD. Los resultados del proyecto estarán disponibles antes de finalizar este año y, se espera, que sean capaces de cambiar la estrategia diagnóstica en este (y otros) grupos de pacientes.

Las herramientas emergentes, junto con los métodos no invasivos conocidos, al servicio del diagnóstico médico, introduce una visión innovadora en la mejora de procesos sanitarios. La combinación de estas herramientas sobre grupos de poblaciones en riesgo de NAFLD puede permitir identificar de forma correcta los sujetos con dicha patología.

En la actualidad, la biopsia hepática es el patrón de oro del diagnóstico de esta patología. Sin embargo, no está exento de complicaciones al ser un método invasivo y puede presentar errores de muestreo, no siendo viable su aplicación en grandes grupos poblacionales.

Desde la SEPD se pone de manifiesto que se necesitan herramientas que permitan clasificar correctamente a los pacientes cuya carga de enfermedad es escasa, y que por tanto, no van a necesitar una vigilancia estrecha en las consultas (evitando generar alarma en el paciente y un consumo innecesario de recursos sanitarios), diferenciándolos de aquellos que realmente presentan enfermedad relevante establecida y/o con riesgo de progresión que deben ser estudiados en Atención Especializada Hospitalaria y tratados específicamente (o incluidos en estudios clínicos).

La enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) es una enfermedad en la que se acumula grasa en el hígado. La esteatohepatitis no alcohólica (NASH) es una forma de NAFLD en la que, además de acumulación de grasa en el hígado, hay inflamación y lesión de las células hepáticas.

La NAFLD está considerada actualmente como la primera causa de hepatopatía crónica en los países occidentales. En general, los pacientes con NAFLD tienen una mortalidad mayor a largo plazo que la población general, siendo la principal causa de muerte la enfermedad cardiovascular (ECV). Se trata de una patología que no presenta síntomas o lo hace con síntomas leves, el diagnóstico en muchos casos se realiza cuando el paciente ya tiene lesiones graves o irreversibles en el hígado. Por lo tanto, la detección rápida y temprana del hígado graso es importante para prevenir la progresión de la enfermedad.

La NAFLD presenta una elevada prevalencia (23-25% en la población general) de los cuales el 10-20% presentan un NASH y hasta un 5 por ciento desarrolla una cirrosis. Estas cifras son claramente superiores en pacientes obesos y diabéticos (NAFLD 70-90% y 40-70% respectivamente y NASH 15-40% y 20-25% respectivamente). Además, su incidencia y prevalencia están en aumento en relación con la mayor incidencia de otras enfermedades metabólicas con las que se encuentra patogénicamente asociada, principalmente a través de la RI. Más del 90 por ciento de pacientes con NAFLD tienen al menos una característica del síndrome metabólico y aproximadamente una tercera parte tienen tres o más.

Para leer más