8 de octubre de 2009

Siete empresas crean Cord Blood Europe, para sensibilizar de la importancia de guardar la sangre de cordón umbilical

MADRID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

Siete empresas europeas dedicada a la criopreservación, entre las que se encuentra Crioestaminal, han fundado Cord Blood Europe, una asociación que trabajará para sensibilizar, tanto a médicos como padres, sobre la necesidad de conservar las células madre del cordón umbilical y promover, a nivel europeo, la recogida de muestras.

Según explicó hoy en un comunicado el director general de Grupo Crioestaminal, Raúl Santos, "era urgente la creación de una entidad que defendiese todo el potencial terapéutico que se desperdicia cuando no se guarda la sangre del cordón umbilical".

"La Asociación Cord Blood Europe, de la cual hemos sido precursores, desempeñará un papel crucial en el desarrollo de políticas incentivadoras hacia el almacenamiento de células madre y de apoyo a la medicina regenerativa en Europa", avanzó.

A pesar de los 5,4 millones de nacimientos anuales que se producen en Europa, se recogen menos de 400.000 muestras, es decir, sólo el 5 por ciento de estas células que son almacenadas, bien en bancos privados (para uso familiar), bien en bancos públicos. En España, nacen alrededor de 500.000 niños cada año, pero sólo se criopreserva la sangre del cordón umbilical de un 6 por ciento de los nacimientos.

Para el director General de Crioestaminal en España, Albert Gatius, es importante recordar que "no hay una segunda oportunidad para recoger la sangre del cordón umbilical", por lo que "es esencial que se informe a las familias". "Sea en un banco público o privado, lo importante es que se conserve la sangre del cordón umbilical del máximo número posible de recién nacidos españoles", recalcó.

Las células madre de sangre del cordón umbilical tienen el potencial de tratar dolencias hasta hoy incurables. Los avances científicos, la nueva medicina regenerativa y los buenos resultados obtenidos en la aplicación de células madre en algunas patologías abren un futuro esperanzador a la mejora y curación de enfermedades como el cáncer o el Alzheimer y otras patologías de origen cerebral.