1 de abril de 2016

Servicio de Medicina Intensiva del H de Talavera incorpora la depuración renal extracorpórea con citrato

Servicio de Medicina Intensiva del H de Talavera incorpora la depuración renal extracorpórea con citrato
EUROPA PRESS/SESCAM

TOLEDO, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Medicina Intensiva del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha incorporado recientemente el equipamiento tecnológico necesario para comenzar a realizar terapias de depuración renal extracorpórea con citrato, una técnica de hemofiltración que evita la anticoagulación de la sangre durante su realización.

Según explica el doctor Francisco Alba, responsable de la realización de esta terapia de depuración renal extracorpórea con citrato, "estas técnicas permiten sustituir la función renal cuando no cumple con sus principales funciones", ha informado en nota de prensa el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha.

El doctor ha indicado que, hasta ahora, para evitar la coagulación del sistema en pacientes especialmente complejos por su predisposición al sangrado era necesario recurrir a productos anticoagulantes que requerían suspender de forma momentánea la terapia, ampliando así los tiempos de realización de la técnica y restando eficiencia.

Con la incorporación de esta nueva terapia de depuración renal extracorpórea con citrato, se introduce la anticoagulación regional, que solo afecta a la máquina que realiza la técnica, no al paciente.

"Es una anticoagulación perfecta", recalca el doctor Alba, que ha indicado que esto se consigue "agregando un producto (citrato) que se une al calcio de la sangre del paciente, lo que impide la coagulación durante el proceso de depuración, y cuando la sangre vuelve al cuerpo, se le añade calcio, de manera que la coagulación del paciente funcione normalmente en su estado natural".

Hasta ahora esta nueva terapia ha sido empleada con cinco pacientes, en todos los casos con un resultado "muy positivo", tal y como ha manifestado el jefe del Servicio de Medicina Intensiva, Miguel Ángel Taberna, que ha señalado que no sólo ha permitido ganar en eficiencia y reducción de gastos asociados, como el consumo de bolsas de sangre y sistemas, sino que, ante todo, ha aportado mayor seguridad para el paciente.