SECPAL y AECPAL reclaman mejorar el acceso a unos cuidados paliativos "integrales y de calidad"

SECPAL y AECPAL reclaman mejorar el acceso a unos cuidados paliativos "integrales y de calidad"
11 de octubre de 2018 GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / WILLOWPIX

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la Asociación de Enfermería de Cuidados Paliativos (AECPAL) han reivindicado la necesidad de mejorar el acceso de la población a unos cuidados paliativos "integrales y de calidad, entendiéndolos como un derecho humano y, por lo tanto, universal".

Así lo han señalado con motivo del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, que este año tiene como lema 'Porque Yo Importo'. Así, desde SECPAL defienden la importancia de "humanizar" la atención que precisan las personas con una enfermedad avanzada.

"Este es el trabajo que se desarrolla desde las llamadas Ciudades Compasivas, proyectos desde los que se busca crear redes comunitarias de personas sensibilizadas, formadas y motivadas para cuidar y acompañar a quienes afrontan la enfermedad avanzada y final de vida y a sus cuidadores principales", explica Cristina Castillo, promotora comunitaria del programa 'Sevilla Contigo, Ciudad Compasiva'.

Mediante la colaboración con Ayuntamiento, centros de salud y Servicios Sociales, residencias y centros de día, organizaciones del tercer sector, asociaciones de vecinos, parroquias y otras entidades, este proyecto que se desarrolla en el distrito San Pablo Santa Justa de Sevilla tiene como objetivo "identificar necesidades y buscar y activar personas y recursos de la propia comunidad para mejorar la calidad de vida del enfermo y su entorno".

"Nos coordinamos con profesionales y familiares y, cuando la persona lo desea, también con amigos, vecinos, antiguos compañeros de trabajo, personas importantes y, si es preciso, con voluntarios", señala Castillo, quien reconoce que, en su contacto directo con la comunidad, "a veces es duro ver personas que afrontan el final de vida en soledad, o con un cuidador sobrecargado".

"El sufrimiento y el final de vida puede ser algo que cause rechazo en algunas personas, si bien existen otras muchas, maravillosas, que dedican gran parte de su tiempo y energía a ayudar a los demás, demostrando que hay esperanza, que seguimos formando un mundo lleno de buenas y bellas personas", añade.

En este sentido, asegura que gracias a las intervenciones que se desarrollan en el marco de este proyecto "está disminuyendo el nivel de soledad del paciente que afronta la enfermedad y reduciendo la sobrecarga del cuidador principal". Además, señala que "muchas personas han agradecido haber tenido la oportunidad de implicarse en esta experiencia de cuidar, acompañar y despedirse".

"Estoy conociendo más la condición humana. La cercanía a la muerte me hace valorar más la vida y ser más agradecida, más sensible. Siento que cuidar a las personas que sufren es realmente una responsabilidad de todos, y me doy cuenta de que ayudar a los demás es lo que realmente nos permite llamarnos humanos", cuenta.