10 de marzo de 2014

SATSE critica que el Hospital Reina Sofía tiene bajo mínimos el Servicio de Fisioterapia Hospitalaria

SATSE critica que el Hospital Reina Sofía tiene bajo mínimos el Servicio de Fisioterapia Hospitalaria
SATSE

MURCIA, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sindicato SATSE ha criticado este domingo que el Hospital Reina Sofía de Murcia tiene menos de la mitad de los fisioterapeutas estimados como necesarios y, como consecuencia de ello, el Servicio de Fisioterapia Hospitalaria permanece cerrado por las tardes y "deja en evidencia su infrautilización".

De este modo, el citado Servicio solo cuenta con seis profesionales, más un supervisor. La previsión presupuestada para este hospital de referencia era de 12 fisioterapeutas y 1 supervisor. Además, está el personal auxiliar y administrativo, y 3 médicos previstos originalmente (aunque ya hay cuatro contratados).

"Esta severa carencia en fisioterapia contrasta con los datos del incremento de facultativos que sobrepasa los profesionales que estaban presupuestados puesto que en la actualidad ya hay un médico más", según han informado fuentes sindicales en un comunicado.

Así, indican que "el estado actual supone un despropósito, puesto que el trabajo de campo lo hace el/la fisioterapeuta, cargando así el volumen de su agenda de trabajo de manera desmesurada, durante sesiones que a veces se alargan durante meses". Además, SATSE asegura que se está asumiendo la actividad que corresponde a otros centros.

NECESIDADES

El servicio de fisioterapia del Reina Sofía necesitaría un fisioterapeuta para UCI (pacientes encamados con alta demanda de terapias fisioterapéuticas), así como un fisioterapeuta para neurología (pacientes con alto nivel de deterioro) y traumatología (los pacientes operados deberían recibir atención antes del alta, de manera inmediata, ya que la recuperación es más efectiva).

Según los organismos internacionales, la ratio entre fisioterapeutas y médico rehabilitador debe ser de cuatro fisioterapeutas por cada médico, por lo que en este caso debería haber un total de 16 fisioterapeutas, con un déficit total de nueve de estos profesionales, si nos ajustamos a estas ratios internacionales.

En la actualidad, los representantes sindicales estiman que se van a pedir dos fisioterapeutas más para este servicio, y confían en que si se materializa esta contratación paliativa no vaya asociada a incorporar un quinto médico al servicio.

FISIOTERAIA EN PRIMARIA

Y es que, según indican, "cuando se habla de generar eficiencia y eficacia en Sanidad siempre hay un discurso economicista recurrente que se basa en la prevención. Todos los expertos en gestión sanitaria, y los estudios del Sindicato de Enfermería, mantienen que la prevención ahorra mucho dinero".

Para el Sindicato de Enfermería, dotar a los centros con un servicio de Fisioterapia en Primaria supondría una mejor atención a la población y optimizar recursos y prevenir en costes innecesarios.

La situación de la fisioterapia del Área 7 de Murcia, analizada por SATSE, es extrapolable al resto de las áreas, pues los pacientes adscritos llegan a sobrepasar los 70.000. Este hecho, provoca una elevada carga de trabajo y dificulta la realización de actividades de promoción y prevención, al igual que prácticamente imposibilita realizar actividades en domicilio.

Las recomendaciones de la OMS, cifran el máximo de habitantes por fisioterapeuta en 10.000. "La consecuencia es un déficit de atención sanitaria que repercute muy negativamente en la calidad de vida de los pacientes y en el aumento de costes a nivel laboral que esta situación provoca, con bajas que se alargan innecesariamente", añaden.

Para SATSE, "debería de plantearse a corto plazo el desplazar parte de la actividad fisioterapéutica que se hace en el hospital a la atención primaria, potenciándola. De esta manera, ciertos pacientes mayores de 75 años, con dificultades para trasladarse por sus medios o en ambulancia, recibieran la atención en primaria, más cerca de su domicilio, ahorrando la ambulancia y molestias al usuario".

Igualmente, se debería crear una unidad de atención domiciliaria, tal y como ya existe para determinados pacientes, radicada en el hospital, de tal forma que no consuman recursos hospitalarios directos. Esto, ahorraría gastos y mejoraría la atención al usuario, en definitiva, mejoraría la calidad asistencial.

Para leer más