7 de agosto de 2015

Una revisión ocular al año puede ayudar a evitar accidentes de coche

Una revisión ocular al año puede ayudar a evitar accidentes de coche
ANGEL CARBONELL

   MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Al igual que cada año se realiza una Inspección Técnica de Vehículos (ITV), es recomendable pasar una revisión ocular una o dos veces al año de cara a prevenir cualquier problema que pueda influir en la seguridad vial, tal y como han señalado los expertos de la Fundación Instituto de Microcirugía Ocular (IMO).

   De esta forma, se pueden detectar a tiempo patologías como el glaucoma, que reduce progresivamente la visión periférica, las cataratas, que causan visión borrosa, o la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), que hace que las líneas rectas se vean torcidas y se pierda visión central, unos problemas que pueden entorpecer la conducción.

   En la carretera también se pueden detectar síntomas de ciertas enfermedades. El especialista en córnea, catarata y cirugía refractiva de IMO, el doctor Daniel Elies, ha explicado que, si se nota "una excesiva molestia o dificultad para adaptarse al paso de la oscuridad a la luz cuando salimos de un túnel, se puede sospechar de enfermedades de la retina como la DMAE o la retinopatía diabética. Por el contrario, una alta fotofobia puede ser indicativo de patologías de la cámara anterior, como la catarata, el queratocono, determinadas distrofias corneales u ojo seco".

   A través de la visión se recibe el 90 por ciento de la información necesaria para conducir, por lo que el cuidado y protección de la vista al volante es especialmente importante. Durante el día, las gafas de sol son fundamentales, ya que la radiación solar puede provocar "la aparición de patologías como el pterigion, y se relaciona con una mayor incidencia de enfermedades como la catarata o la DMAE", además de "reducir la visibilidad y aumentar la probabilidad de sufrir un accidente", ha señalado el doctor Elies.

   En este sentido, la responsable del Área de Baja Visión de IMO, Carol Camino, ha recomendado utilizar gafas de sol con cristales polarizados "que eliminan los reflejos" y con filtros selectivos contra la radiación infrarroja y ultravioleta. Además, existen otros filtros como los fotocromáticos especiales para la conducción, "que cambian de color en función de cómo incide la luz".

POR LA NOCHE, GAFAS ANTIRREFLECTANTES

   Los faros de los vehículos y la luz de las farolas también pueden causar deslumbramientos por la noche y dificultar la conducción. Para evitarlo, Camino ha aconsejado utilizar gafas con "un tratamiento antirreflectante" y "cristales especiales que incorporan una pequeña lente negativa, ya que en la oscuridad se produce un cierto fenómeno de miopización: la pupila se dilata, los rayos entran más desenfocados y se ve peor".

   Por la noche también se incrementa la pérdida de agudeza visual y de sensibilidad al contraste y se reduce el campo visual y la percepción de profundidad, lo que, sumado al cansancio tras muchas horas al volante, puede aumentar el riesgo de accidente. Se debe prestar atención a los primeros síntomas de fatiga visual, un problema que provoca la aparición de sueño durante la conducción y que es más probable que aparezca en "gente con defectos refractivos leves que no utiliza corrección óptica o en personas que no van correctamente graduadas, debido al esfuerzo visual que ello conlleva", ha afirmado Camino.