Recomendaciones para esquivar la incontinencia urinaria con ejercicios desde casa

Recomendaciones para esquivar la incontinencia urinaria con ejercicios desde casa
26 de septiembre de 2018 GETTY//VIDGUTEN - ARCHIVO

MADRID, 26 Sep. (EDIZIONES) -

La incontinencia urinaria es un proceso que deteriora significativamente la calidad de vida de la persona que la padece. No obstante, se ve como algo normal en nuestras vidas con el paso del tiempo y, en muchos casos, se normaliza con el uso de absorbentes o pañales.

"Pero es importante conocer que en algunos casos la causa es tratable, por lo que es fundamental el consultar con el médico de familia esas pérdidas de orina que puedan aparecer", advierte en una entrevista con Infosalus el doctor Higinio Flores Tirado, del grupo de trabajo de Patología Nefrourológica de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Según explica, la incontinencia urinaria fue definida por la Sociedad Internacional de la Continencia, hace ya algunos años, como "la pérdida involuntaria de orina, que puede ser demostrada objetivamente y que constituye un problema social o higiénico".

Desde el punto de vista etiológico, señala que ésta puede deberse a diferentes causas, lo que nos ayuda para su clasificación en los siguientes tipos:

.- Incontinencia urinaria de esfuerzo o de estrés: Consiste en una pérdida involuntaria de orina cuando se produce un aumento de la presión abdominal por actividades como la tos, la risa o hacer fuerzas con la barriga. La causa en este caso es una debilidad de la musculatura del suelo pélvico.

.- Incontinencia urinaria de urgencia: Aquí la pérdida involuntaria de orina se acompaña o va precedida de un deseo miccional difícil de aguantar y con miedo al escape. Este tipo de incontinencia puede deberse a distintas causas, como el uso de sustancias irritantes vesicales (como el alcohol o la cafeína), el tomar mucho líquido, ciertos medicamentos o una infección urinaria, entre otros.

.- incontinencia urinaria mixta: En este supuesto se asocian los dos tipos de incontinencia anteriores.

"La incontinencia urinaria es un padecimiento que afecta fundamentalmente a la mujer y guarda una estrecha relación con la edad de la persona, tal y como apuntan los datos epidemiológicos. Entre un 20 y un 30% de mujeres de edad media la padecen, alcanzando el 50% en las mayores de 65 años. Mientras, en el caso de los varones, sólo un 17% de ellos la padece en este rango etario", afirma el especialista de la SEMG.

Por otro lado, el doctor Flores resalta que, analizando la evidencia científica disponible, se puede afirmar que el embarazo y el parto vía vaginal son dos factores de riesgo importantes en la mujer, existiendo controversia con otros factores de riesgo clásicos como la histerectomía (extirpación del útero total o parcial).

Mientras que en el caso del varón, según sostiene, se consideran factores como la edad avanzada, los síntomas de la vía urinaria inferior, las infecciones, el deterioro funcional y cognitivo, los trastornos neurológicos y la prostatectomía. Por otra parte, ve interesante añadir que la diabetes mellitus aparece como un factor de riesgo en la mayoría de los estudios analizados.

¿CÓMO PODEMOS ESQUIVARLA?

Desde un punto de vista preventivo, el doctor Flores recomienda en primer lugar la realización de ejercicios de suelo pélvico. "Para localizar correctamente estos músculos se pueden realizar las siguientes maniobras: apretar fuertemente como si quisiéramos detener el chorro de la orina, y apretar el ano como si se quisiese evitar el que se escapen los gases. Si hacemos las dos cosas al mismo tiempo estaremos contrayendo los músculos del suelo pélvico", describe el experto.

Asimismo, apunta a los siguientes ejercicios:

1. Intenta mantener cada contracción durante unos 5 ó 6 segundos, manteniendo relajados el resto de los músculos del cuerpo.

2. Debes realizar tandas de entre 5 y 10 contracciones, y repetir 10 veces a lo largo del día.

3. Intenta mantener el ritmo de la respiración durante los ejercicios, relajando los músculos durante la inspiración, y contrayéndolos durante la espiración.

Por otra parte, el doctor Higinio Flores Tirado, del grupo de trabajo de Patología Nefrourológica de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), también cree que se debe evitar todo aquello que contribuya a aumentar la presión intrabdominal (obesidad, tos crónica, uso de prendas muy ajustadas, por ejemplo).