25 de mayo de 2015

Radiofrecuencia para tratar el taponamiento nasal, ronquido y amígdalas

Radiofrecuencia para tratar el taponamiento nasal, ronquido y amígdalas
VIAMED

MADRID, 25 May. (EUROPA PRESS) -

Los otorrinolaringólogos Ana Ángulo y Fernando Salazar han destacado el uso de la radiofrecuencia en los casos de taponamiento nasal, ronquido y amígdalas, gracias a que se basa en la aplicación de una forma de energía electromagnética mediante un electrodo, lo que produce un aumento de temperatura de los tejidos, produciendo un daño mínimo de las estructuras próximas.

"Esto genera, después de unos días, una retracción que reduce el volumen de los tejidos intervenidos", ha apostillado Ángulo que, junto a Salazar, va a pronunciar la conferencia 'Ventajas de la radiofrecuencia para las patologías de nariz, ronquido y anginas. Diagnóstico y tratamiento del vértigo' en el ciclo de 'Aulas de Salud' del Hospital Viamed Los Manzanos, en Logroño.

Y es que, prosigue, las ventajas que ofrece esta técnica mínimamente invasiva son, no sólo los resultados "altamente satisfactorios", sino que también cursan con una recuperación "más rápida" del paciente, que es dado de alta en las 6 u 8 horas siguientes a la intervención, y menos dolor postoperatorio, lo que también facilita al paciente a poder incorporarse a su vida laboral en 4 o 5 días.

VÉRTIGO: UNA ENFERMEDAD MUY COMÚN

Por otra parte, Salazar ha recordado que la enfermedad de vértigo afecta aproximadamente al 20 por ciento de la población. "El 44 por ciento de las veces el vértigo se corresponde con una enfermedad del sistema del equilibrio que nosotros llamamos periférico, es decir, que asienta en el oído interno, siendo los más comunes el vértigo posicional paroxístico benigno, que es el vértigo que se produce al acostarse o al levantarse de la cama", ha explicado.

La segunda causa suele ser por la enfermedad de Menière, que es un aumento de la presión de los líquidos del oído interno que produce vértigo, ruidos en el oído e hipoacusia o sordera.

"El 80% de los vértigos de origen periférico tiene cura y en función del tipo de vértigo hay varios tipos de tratamiento, por ejemplo maniobras fisioterapéuticas o tratamientos intratimpánicos. Solo en casos muy raros estaría indicada la cirugía", ha zanjado Salazar.