4 de septiembre de 2014

PSOE exige al Gobierno la derogación del real decreto que "acabó" con la universalidad del sistema público sanitario

PSOE exige al Gobierno la derogación del real decreto que "acabó" con la universalidad del sistema público sanitario
EUROPA PRESS

SEVILLA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La secretaria federal de Sanidad del PSOE, María José Sánchez Rubio, ha exigido este jueves al Gobierno de la Nación que derogue, cuando se cumplen dos años de su aprobación, el real decreto que "acabó" con la universalidad del sistema público sanitario y que "pone en riesgo" a más de 800.000 personas sin asistencia sanitaria universal.

En rueda de prensa, Sánchez Rubio ha recordado que sólo las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE, Andalucía y Asturias, están prestando con carácter universal la atención sanitaria, lo que les supone un importante "sobreesfuerzo" en sus cuentas.

"Este decreto se cargó un modelo de sanidad, un derecho conquistado por la ciudadanía tras años de lucha con su base en lo público y con un carácter universal para pasar a un modelo de aseguramiento que dejó desprotegido y sin tarjeta sanitaria a más de 800.000 personas en este país", ha añadido.

Así, tras insistir en que hace dos años se inició una senda hacia el desmantelamiento del sistema sanitario público, Sánchez Rubio ha advertido de que en materia de salud pública y todo lo que tiene que ver con enfermedades infecto-contagiosas es un "riesgo" que determinadas personas no tengan la asistencia sanitaria "en el momento adecuado".

La socialista, que ha destacado que tanto organizaciones sanitarias como la ONU, el Consejo de Europa o la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, se han posicionado en contra de este decreto, ha recordado que distintas comunidades, entre las que se encuentra Andalucía han recurrido esta norma ante el Tribunal Constitucional.

En el caso de esta comunidad, donde Sánchez Rubio ejerce como consejera de Igualdad, Salud y Asuntos Sociales, no se está aplicando este decreto, lo que ha supuesto que hayan podido ser atendidas más de 84.000 personas que no habrían tenido derecho en virtud de este norma.

Además, según ha señalado la dirigente del PSOE, no se trata solo de inmigrantes indocumentados, "sino también de personas de este país que han acabado con todas sus prestaciones y no tienen sistema de aseguramiento, y por tanto no tienen asistencia sanitaria".

SIN NINGÚN DATO SOBRE EL BENEFICIO ECONÓMICO QUE HA SUPUESTO

Sánchez Rubio ha asegurado también que no hay ningún dato que revele que este sistema haya tenido ningún beneficio económico, principal argumento que utilizó el Gobierno para aprobar dicha normativa. "No hay beneficio económico pero sí perjuicio desde el punto de vista asistencial", ha apostillado.

La socialista, que ha mostrado su temor a que España pueda caminara hacia los modelos sanitarios de Holanda o Estados Unidos, ha advertido de que si el Gobierno central no da marcha atrás se va a un camino que supondrá "empobrecer la calidad del sistema sanitario, menos garantías para los pacientes, devaluación de los salarios del personal sanitario y convertir a la salud en una mercancía".

Tras señalar también que el citado real decreto introdujo el copago farmacéutico para 8,4 millones de pensionistas, lo que ha supuesto que haya personas que dejen de tomar la medicación, Sánchez Rubio ha demandado que se establezca un porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) para garantizar la sanidad.

Finalmente, ha asegurado que el Sistema Nacional de Salud tiene que facilitar el acceso de todas las personas a la sanidad y evitar que haya personas que por no acceder a un determinado medicamento puedan poner en riesgo su vida. "Los socialistas no vemos la sanidad como un gasto, sino como una inversión en salud", ha concluido.