10 de julio de 2014

PSOE desvela la existencia de "miles" de citas médicas sin contabilizar en los cajones del H. de Ciudad Real

CIUDAD REAL, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La diputada regional del PSOE, Blanca Fernández, ha desvelado este miércoles la existencia de una "lista b" en el Hospital General Universitario de Ciudad Real (HGUCR) oculta en los cajones "con entre 9.000 y 14.000 expedientes de pruebas de resonancia magnética y ecografías".

Un hecho que Fernández, según ha informado el PSOE en un comunicado, ha calificado de "extremadamente grave" y que supone que dichos expedientes no figuren en las listas de espera oficiales que ofrece mensualmente el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha y que son la prueba definitiva para demostrar que "el Gobierno de Cospedal está manipulando y falseando las listas de espera".

Para demostrar esta denuncia, la parlamentaria ha hecho público el contenido de un acta de la reunión mantenida el 30 de enero por el gerente del Área Integrada de Ciudad Real, Juan José Jiménez, con los sindicatos, en la que, además de pedirles colaboración, "reconoce el problema existente con el desorbitado número de expedientes guardados en los cajones".

"Políticamente hablando más grave es la mentira y la ocultación. No puede haber una lista A y una lista B en los cajones a lo que nos tiene acostumbrados el Partido Popular en otros ámbitos", ha dicho Blanca Fernández, que ha exigido saber "quién ha decidido mentir, manipular los datos y ocultar la realidad al no publicarlos en las listas de espera. ¿Ha sido el gerente del Hospital de Ciudad Real, ha sido Echániz o ha sido Cospedal?", se ha preguntado.

Al hilo de esa cuestión, Fernández ha pedido al gerente del Hospital de Ciudad Real "que dimita o que diga quién es el responsable de estar engañando a la ciudadanía durante tantísimos meses" en las pruebas diagnósticas de ecografías y resonancias magnéticas.

Por último, y respecto al camión privado contratado para la realización de resonancias magnéticas, la diputada socialista ha dicho que la Junta de Comunidades puede estar incurriendo en una clara fragmentación de contratos al haberse sin publicidad y a sabiendas de que se necesita contratar un número de pruebas médicas muy elevado para acabar con esa lista de espera oculta.