11 de marzo de 2019

Las pruebas para detectar la deshidratación en el hogar no funcionan

Las pruebas para detectar la deshidratación en el hogar no funcionan
THE PARTNER HEALTH - ARCHIVO

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las pruebas estándar que se usan para identificar la deshidratación no funcionan para las personas mayores que viven en hogares asistenciales, según una nueva investigación de la Universidad de Anglia del Este (UEA, por sus siglas en inglés), en Reino Unido. Los cuidadores a menudo usan pruebas simples para ver si una persona mayor está deshidratada, como mirar sus ojos, piel o preguntar si tienen sed, están cansados o tienen dolor de cabeza.

Sin embargo, una nueva investigación hecha pública ahora encuentra que estas pruebas no identifican con precisión la deshidratación en las personas mayores, en comparación con las pruebas de sangre "estándar de oro". "La deshidratación por baja ingesta ocurre cuando las personas no toman suficientes líquidos para mantenerse saludables, y es muy común en las personas mayores, incluidas las que viven en hogares asistenciales", dice el investigador principal, el doctor Lee Hooper, de la Escuela de Medicina Norwich de la UEA.

Y añade: "Ocurre por todo tipo de razones, como debilitamiento de la sensación de sed, que sucede a medida que envejecemos, no recordar beber o tener dificultades para ir a buscar, llevar y alcanzar bebidas. Las pruebas estándar para la deshidratación incluyen mirar los ojos, la piel, dentro de la boca o tocar debajo del brazo para verificar la sequedad, medir una caída en la presión arterial o preguntar si alguien tiene sed, dolor de cabeza o cansancio".

"Estas pruebas se han descrito durante mucho tiempo como indicadores clínicos estándar de deshidratación y se recomienda su uso en libros de texto de enfermería y médicos, guías de atención y muchos sitios web relacionados con la salud. Pero queríamos saber si estas pruebas funcionan en personas mayores que viven en hogares asistenciales, cómo de exactas son y si realmente nos dicen si alguien está deshidratado. Es importante saber esto porque usar una prueba que no funciona es revelador porque nos dice cosas incorrectas, y como resultado, los profesionales de la salud pueden proporcionar la atención incorrecta", dice.

PIDEN UNA PRUEBA FÁCIL DE USAR Y QUE SEA EFECTIVA

El equipo de investigación estudió a 188 hombres y mujeres que viven en hogares asistenciales en Norfolk y Suffolk. Los participantes se sometieron a una serie de pruebas de deshidratación estándar, como mirarles la boca y tocar debajo del brazo, medir la presión arterial, el pulso y la temperatura, y responder a preguntas sobre cómo se sentían, incluso si se sentían sedientos o no.

También se les realizó un análisis de sangre para evaluar la osmolalidad sérica, la prueba más precisa disponible para medir la deshidratación por bajo consumo. Los resultados de todas las demás pruebas se compararon con este "estándar de oro". "Cuando analizamos los resultados de todas las pruebas simples, encontramos que ninguna de ellas pudo identificar con precisión a las personas con deshidratación, y recomendamos que se retiren de la práctica", afirma la autora principal, la doctora Diane Bunn, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UEA.

"Aunque los análisis de sangre son la forma más precisa de saber si alguien está deshidratado, esto es costoso y no se realiza fácilmente en los hogares de cuidados a menos que un médico ordene la prueba. Realmente necesitamos una prueba económica fácil de realizar sobre la deshidratación para personas mayores y una que funcione", concluye.