Los programas de detección de precoz de cáncer de pulmón mediante TAC reduce la mortalidad por esta enfermedad

Los programas de detección de precoz de cáncer de pulmón mediante TAC reduce la mortalidad por esta enfermedad
5 de octubre de 2018 CLÍNICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los programas de detección precoz de cáncer de pulmón mediante tomografía computarizada (TAC) de baja dosis de radiación reducen la mortalidad por esta enfermedad, según los resultados del estudio europeo 'NELSON', en el que se analizaron a más de 15.000 personas.

"En Europa, pese a que nosotros llevemos 18 años realizándolos, no existen apenas programas de detección precoz salvo en algún centro privado. Hasta el momento disponíamos de los buenos resultados de un estudio americano llamado 'NLST', pero en Europa se estaban esperando los resultados de este último estudio, y han sido mejores de lo esperado", ha reconocido el director del departamento de Neumología y codirector del Área de Cáncer de Pulmón de la Clínica Universidad de Navarra , Javier Zulueta.

Entre las personas que participaron en el estudio y fueron asignadas al grupo de detección precoz mediante TAC de baja dosis de radiación, el número de muertes por cáncer de pulmón en hombres se redujo un 26 por ciento en comparación con participantes del estudio a los que no se les hizo la prueba radiológica.

En conjunto, los resultados del estudio 'NELSON' han reafirmado lo mostrado por el programa internacional 'I-ELCAP' (International Early Cancer Action Program), al que se unió la Clínica en el año 2000, cuyo marco se han estudiado a más de 100.000 personas en riesgo de padecer cáncer de pulmón.

Los pacientes que participan en el programa se encuentran en riesgo de desarrollar esta enfermedad tumoral debido a su edad, ser mayores de 40 años, y de sus antecedentes de tabaquismo. A todos ellos se les realiza un TAC anual de baja dosis de radiación con el objetivo de detectar tumores pequeños que puedan ser intervenidos en el caso de ser cáncer.

Sin embargo, existe una complejidad en este protocolo ya que hay más enfermedades que pueden dar lugar a nódulos en el pulmón sin ser necesariamente un cáncer. "De hecho, la mayoría de nódulos pulmonares, el 90 por ciento, no son cánceres", ha explicado el experto

NÓDULOS MENORES DE 10 MILÍMETROS

De esta forma, en caso de la existencia de un nódulo, y para evitar hacer una biopsia de forma innecesaria, se le repite el TAC en un período de tres meses para valorar si ha habido crecimiento. "La mayoría de nódulos observados son menores de 10 milímetros, pero cuando se detecta alguno mayor de 10mm, y sobre todo mayor de 15 milímetros, la probabilidad de que sea un cáncer aumenta y no se suele esperar 3 meses para detectar crecimiento", ha detallado el doctor Zulueta.

Una vez determinada la presencia tumoral se puede proceder a establecer un tratamiento y, cuando el cáncer se encuentra en un estadio precoz, se procede a la resección quirúrgica como tratamiento curativo. No obstante, y a pesar de la cirugía, es aconsejable que los pacientes sigan participando en el programa de detección precoz debido al riesgo de que pueda tener una recaída.

"En nuestro programa hemos diagnosticado más de un cáncer en varios pacientes, pero casi todos en estadios precoces susceptibles de ser curados mediante cirugía. Hemos llegado a diagnosticar tres cánceres en un paciente a lo largo de 15 años, y en la actualidad está curado y lleva una vida normal", ha reconocido el experto

Al igual que se puede determinar el cáncer de pulmón, los resultados del TAC pueden ser estudiados en busca de otras estructuras tanto pulmonares como extrapulmonares y, al mismo tiempo, los especialistas pueden valorar enfisemas pulmonares, alteraciones intesticiales o bronquiectasias.

Además, la cuantificación del calcio coronario y la medición de la arteria pulmonar y la aorta facilitan el análisis de patologías cardíacas o, por ejemplo, se pueden diagnosticar lesiones sospechosas en patología mamaria.