6 de julio de 2016

Por primera vez en España, implantan un stent bioabsorbible metálico para la lesión de arterias coronarias

La enfermedad por ateroesclerosis de los vasos coronarios es la primera causa de mortalidad cardiovascular

Por primera vez en España, implantan un stent bioabsorbible metálico para la lesión de arterias coronarias
HOSPITAL DE BELLVITGE

L'HOSPITALET DE LLOBREGAT (BARCELONA), 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Hospital Universitario de Bellvitge, en L'Hospitalet de Llobregat, ha implantado por primera vez en España un stent bioabsorbible metálico para el tratamiento de las lesiones de las arterias coronarias, responsables de la angina de pecho y del infarto.

Según ha informado el hospital este miércoles en un comunicado, el nuevo dispositivo combina la facilidad de implantación de los stents metálicos con los beneficios de la desaparición de la estructura, ya que es bioabsorbida al cabo de seis a 12 meses.

El tipo de stent implantado, denominado Magmaris, ha sido fruto de 14 años de investigación en diferentes centros de Alemania y Suiza y está avalado por los estudios clínicos Biosolve II, con resultados a seis y 12 meses que ofrecen unas tasas de trombosis del 0%.

Bellvitge, junto con el Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla, ha realizado los primeros implantes en España de estos stents que previenen los riesgos asociados a la ateroesclerosis al mismo tiempo que evitan la introducción de implantes permanentes que puedan ser problemáticos a largo plazo.

La enfermedad por ateroesclerosis de los vasos coronarios es la principal causa de mortalidad cardiovascular y la intervención más frecuente para tratar estas obstrucciones es la implantación de stents con el fin de corregir el estrechamiento de la arteria.

El director clínico del Área de Enfermedades del Corazón del Hospital de Bellvitge, Àngel Cequier, ha explicado que, para el tratamiento de las lesiones coronarias, hasta ahora se disponía "o bien de stents metálicos que quedan permanentemente dentro del paciente, o bien de stents bioabsorbibles que desaparecen al cabo de dos años".

Con el nuevo dispositivo, "se podrán obtener los beneficios de los stents metálicos, como una mayor facilidad de implantación, y como que se reabsorben al cabo de seis a 12 meses, también los beneficios de la desaparición de la estructura intracoronaria, como son una mejor recuperación y una mejor funcionalidad de la arteria".