10 de julio de 2019

La primera vacuna contra la malaria "no es milagrosa" (pero previene hasta el 40% de casos en niños)

La primera vacuna contra la malaria "no es milagrosa" (pero previene hasta el 40% de casos en niños)
MalariaMEDICUS MUNDI - ARCHIVO

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La responsable de I+D del área de Global Health de GSK, Pauline Williams, ha señalado que la primera vacuna contra la malaria, conocida como 'RTS,S' y desarrollada por su compañía farmacéutica, "no es la solución milagrosa" que acabará contra esta enfermedad, pero ha puntualizado que previene hasta el 39 por ciento de casos de malaria en niños de 5 a 17 meses.

"Encontrar una vacuna para prevenir la malaria ha sido extraordinariamente difícil porque el parásito 'Plasmodium falciparum', que causa la forma más mortal de malaria en los seres humanos, es capaz de adaptarse al huésped humano y escapar de sus respuestas inmunitarias", explica la experta en una entrevista con Europa Press sobre las dificultades acerca del desarrollo de esta inmunización.

Tras 30 años de investigación y unos 100 millones de dólares invertidos por GSK y sus socios (89 millones de dólares), esta vacuna es la primera y, hasta la fecha, la única que ha demostrado que puede reducir significativamente la malaria en los niños. Además, también es la primera vacuna desarrollada contra un parásito. Por el momento, solo está dirigida a edades infantiles en países endémicos, y no a viajeros internacionales, ya que aún no se ha demostrado su eficacia en estudios científicos.

Su eficacia y seguridad ha sido demostrada en un ensayo de fase 3, realizado a lo largo de 5 años (de 2009 a 2014), en el que participaron aproximadamente 15.000 niños pequeños y bebés en 7 países del África subsahariana. Estas cifras suponen que se trata del ensayo clínico más grande realizado en África.

Tal y como recuerda Williams, entre los niños de 5 a 17 meses de edad que recibieron 4 dosis de 'RTS,S', la vacuna previno aproximadamente 4 de cada 10 (39%) casos de malaria en 4 años de seguimiento, y alrededor de 3 de cada 10 (29%) casos de malaria grave, con reducciones significativas también en los ingresos hospitalarios, así como en los ingresos por malaria o anemia grave.

Además, en los ensayos la vacuna también ha reducido la necesidad de transfusiones de sangre, que son necesarias para tratar la anemia por malaria potencialmente mortal en un 29 por ciento. Durante un período de 15 años, los investigadores han estimado que 4 dosis de 'RTS,S' podrían prevenir 1 muerte por cada 200 niños completamente vacunados.

"Las vacunas han ofrecido históricamente uno de los medios más eficaces para prevenir las enfermedades infecciosas y salvar vidas. La intensificación de las intervenciones preventivas ha reducido considerablemente la carga de la malaria en todo el mundo. Si bien se están realizando esfuerzos para mantener y ampliar las intervenciones existentes, se necesitan nuevas estrategias e instrumentos complementarios para reducir su carga", reivindica Pauline Williams.

PRUEBAS SOBRE EL TERRENO EN MALAWI Y GHANA

'RTS,S' se está implementando desde abril sobre el terreno a través de proyectos piloto en Malawi y Ghana (les seguirá Kenia) como una herramienta adicional en el paquete de medidas preventivas, diagnósticas y de tratamiento de la malaria recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se utilizarán en combinación con las intervenciones actuales.

Esta implementación piloto, que "no es un ensayo clínico", tendrá una introducción por etapas para comprobar su impacto real. "Es demasiado pronto para tener los resultados de las primeras vacunaciones en Malawi y Ghana, ya que comenzaron hace solo unos meses. El programa continuará hasta 2022. Durante este tiempo, proporcionará datos sobre la viabilidad de la entrega de la vacuna en entornos de la vida real, su perfil de seguridad en el uso rutinario y el impacto de la vacuna en la supervivencia infantil", argumenta la responsable de I+D del área de Global Health de GSK.

Pese a los resultados que se obtengan, la experta aclara que 'RTS,S' "no es la solución milagrosa para combatir la malaria". "Ningún enfoque, ya sea medicamentos, mosquiteros o una vacuna, librará al mundo de la malaria. El mundo necesita múltiples herramientas y estrategias nuevas y complementarias para acelerar la lucha y reducir aún más la carga de la malaria", reclama.

Según la OMS, la respuesta mundial a la malaria se encuentra en una "encrucijada". "La mayoría de los países que soportan una elevada carga de malaria no están en vías de alcanzar las metas mundiales acordadas internacionalmente para 2020 y más adelante. El ritmo de progreso ha sido particularmente lento en África. Tendremos que esperar a los resultados de su implementación para que la OMS publique una recomendación sobre el uso futuro de 'RTS,S'", apostilla Williams.

Para leer más