7 de enero de 2016

Los pacientes renales prefieren la diálisis peritoneal en casa

Los pacientes renales prefieren la diálisis peritoneal en casa
GETTY//ANDREI MALOGEV

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

La mitad de los pacientes renales que inician diálisis y han sido informados, eligen diálisis peritoneal domiciliaria, y una mayor proporción opta por el trasplante de vivo anticipado, según una iniciativa publicada en la prestigiosa revista 'PLOS ONE' en el que han participado 26 hospitales españoles y más de mil pacientes.

"Este índice de elección demuestra que los pacientes suficiente y correctamente informados optan por la diálisis peritoneal domiciliaria en una proporción muy superior a la media nacional actual, que es sólo del 16,5 por ciento", afirma el doctor José Carlos Rodríguez, del Servicio de Nefrología del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y participante en el estudio.

En esta experiencia se dividieron a los pacientes en dos grupos, según pasaran o no por un proceso educativo estructurado con materiales específicamente desarrollados para facilitar su participación en la elección del tipo de tratamiento (trasplante, diálisis peritoneal domiciliaria, hemodiálisis en sala, hemodiálisis domiciliaria o tratamiento conservador).

Tras haber pasado por el proceso educativo, la mayoría de los pacientes se ratifica en la opción elegida cuando finalmente inicia el tratamiento definitivo, lo que hace pensar que la educación facilita la toma de decisión y la hace más firme, incluso cuando el paciente, por su situación clínica, precisa iniciar el tratamiento de forma no programada o urgente.

De esta forma, otra de las conclusiones que se derivan de este trabajo es que es necesario que los pacientes reciban información y puedan elegir el tratamiento con tiempo suficiente para programar su entrada en diálisis aunque, si no fuera posible hacerlo de esa manera, es importante asegurarse de que los que inician de forma no programada también pasan por el proceso educativo, reciben información adecuada de todas las alternativas terapéuticas y sus repercusiones, y pueden elegir la modalidad de tratamiento definitiva.

Además, dada la enorme carga presupuestaria que el tratamiento sustitutivo renal supone para el sistema sanitario, y debido a que el trasplante y la diálisis peritoneal consumen menos recursos, la puesta en marcha de este tipo de procesos educativos no solo beneficia a los pacientes por los excelentes resultados en salud que estas modalidades proporcionan, sino que contribuye también a una mayor sostenibilidad del sistema sanitario.

LA IMPORTANCIA DE ELEGIR TRATAMIENTO

El tratamiento sustitutivo renal tiene un gran impacto en la vida de pacientes y personas cercanas, tanto en cuanto a su calidad, como en la forma en la que desean vivirla, y puede llegar a provocar alteraciones en los aspectos laborales, familiares, sociales y personales.

Por esta razón, informa la Consejería de Sanidad en un comunicado, es importante que los pacientes participen activamente en la elección de tratamiento, conociendo las repercusiones que cada modalidad tendrá sobre su situación personal, laboral, sus preferencias y, finalmente, en su calidad de vida.

CENTROS PARTICIPANTES

Además de los hospitales canarios, han participado en esta experiencia los siguientes centros hospitalarios: Hospital General de Valencia; Complejo Asistencial Universitario de León; Complexo Hospitalario Universitario de Ourense; Fundació Salut Empordá, Figueras; Hospital Arquitecto Marcide, Ferrol; Hospital Can Misses, Ibiza; Hospital Carlos Haya, Málaga; Hospital General de Castellón; Hospital General de Elche; Hospital General de Elda; Hospital General Universitario de Ciudad Real; Hospital del Henares, Coslada; Hospital Infanta Cristina, Parla; Hospital Infanta Sofía, Madrid; Hospital Joan XXIII, Tarragona; Hospital Josep Trueta, Gerona; Hospital Juan Ramón Jiménez, Huelva; Hospital Lluis Alcanyis, Xátiva; Hospital Parc Tauli, Sabadell; Hospital Son Llàtzer, Palma de Mallorca; Hospital Universitario Central de Asturias; Hospital Universitario de Getafe; Hospital Universitario de Puerto Real y Hospital Virgen del Rocío, Sevilla.