14 de mayo de 2015

El paciente al que por primera vez le van a trasplantar la cabeza cree que el riesgo es "similar" al que tuvo Armstrong

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

   El programador ruso Valeri Spiridónov, la primera persona en el mundo cuya cabeza será trasplantada a otro cuerpo, ha comparado el riesgo de la operación al experimentado por Neil Armstrong (el primer hombre que pisó la Luna) o por los primeros vuelos al espacio.

   Así lo ha asegurado en una entrevista a RT, recogida por Europa Press, donde ha asegurado tomarse las cosas con "mucha calma" y ha esperado que el éxito de la operación será tanto para él como para "toda la humanidad".

   "El riesgo es similar al de los primeros vuelos pilotados o al de los primeros vuelos al espacio. Quizá sea aún más alto, porque por el momento nadie ha intentado hacer algo así con los seres humanos. Pero espero que en cada etapa consigamos una gran cantidad de datos científicos que permitirán realizar este tipo de operaciones, si no hoy, quizás en un futuro próximo", ha aseverado.

   No obstante, Spiridónov ha reconocido que lo "más complicado" de la intervención, que llevará a cabo el neurocirujano Canavero en 2017,  es la regeneración del tejido nervioso de la médula espinal, dado que se necesita que las fibras nerviosas del cerebro se conecten con las correspondientes fibras nerviosas del cuerpo y puedan controlarlo.

   "Es lo esencial de esta operación, porque ya hoy en día se puede mantener toda la cabeza en funcionamiento, pero darle un nuevo cuerpo y la posibilidad de controlarlo, por ahora es lo más difícil. Que yo sepa hay muy pocos experimentos exitosos en este ámbito", ha comentado, para zanjar aseverando que no tiene ningún criterio o preferencia sobre el cuerpo al que le van a trasplantar.

   Se estima que la operación durará unas 36 horas y consta de varias etapas. En la primera se enfriarán los tejidos del cerebro y los del cuerpo de donante. Posteriormente, el paciente se quedará en coma durante un mes, tiempo en el cual se soldarán las fibras nerviosas y tejidos óseos y, finalmente, deberá estar un año en rehabilitación. "Si me pongo a imaginar detalladamente todo el proceso asumo que pueden surgir muchos problemas en cada una de estas etapas", ha zanjado.