6 de octubre de 2009

La Organización Médica Colegial apuesta por aplazar el debate sobre la eutanasia

Los médicos consideran que ahora lo prioritario es desarrollar los cuidados paliativos

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Organización Médica Colegial (OMC), el doctor Juan José Rodríguez Sendín, apostó hoy por aplazar el debate sobre la eutanasia en España, ya que "lo prioritario" en estos momentos es acabar con la "inequidad" que existe en el acceso a los cuidados paliativos por comunidades autónomas y su "escaso desarrollo".

Así se manifestó hoy durante la presentación del documento 'La atención Médica al final de la vida', una declaración elaborada, aprobada y de obligado cumplimiento para los médicos de la OMC que establece las exigencias de una buena práctica en este campo.

Según el doctor Rodríguez Sendín, el debate sobre la eutanasia y su demanda "no se plantearía con tanta intensidad" si funcionaran programas óptimos de cuidados paliativos en este país, para cuya implantación, pese a estar contemplada por ley desde hace más de siete años, aún existe "un extraordinario margen de mejora".

"La atención médica al final de la vida es un derecho que hay que reclamar (...) sin embargo, aún faltan programas de atención en equidad para estos pacientes y sus familias", denunció Rodríguez Sendín, quien pidió también, para mejorar la vida de estos pacientes, que se "agilice" la aplicación de la denominada Ley de Dependencia.

INICIAR AHORA EL DEBATE, "UN RIESGO"

El presidente de la OMC considera que es "un riesgo" iniciar el debate sobre la eutanasia antes de contar "con un cien por cien" de cobertura en cuidados paliativos y de aclarar conceptos en este área, por lo que esta organización ha elaborado un documento de consulta.

Entre los autores de este informe está el doctor Marcos Gómez Sancho, presidente de la Comisión Central de Deontología, Derecho Médico y Visado de la OMC, quien afirma que legalizar la eutanasia antes de generalizar los cuidados paliativos, como a su juicio a ocurrido en Holanda, sería "empezar la casa por el tejado".

El doctor Gómez Sancho está de acuerdo con "dar una respuesta" a la situación de quienes quieren acceder a la eutanasia, un porcentaje que, según dice, no supera el 1 por ciento. Sin embargo, defiende la necesidad de "esperar a dar este paso hasta que exista en todo el país un buen entorno de cuidados paliativos para todos".

A su entender, en la actualidad la implantación de estos cuidados va "a distinto ritmo en cada autonomía" y depende, a pesar de estar contemplado por ley, "de la sensibilidad de sus autoridades". En este sentido, destacó "los ejemplos modélicos" de Extremadura, Cataluña y Canarias, con un plan "total" de atención a estos pacientes.

DESECHAR "TÉRMINOS CONFUSOS"

En su documento para aclarar conceptos relacionados con la eutanasia, la OMC definen esta práctica "exclusivamente como la acción u omisión, directa e intencionada, encaminada a provocar la muerte de una persona que padece una enfermedad avanzada o terminal, a petición expresa y reiterada de esta".

Rechaza como "confusos" términos como eutanasia pasiva, definida como la interrupción o no inicio de medidas terapéuticas "inútiles o innecesarias", porque estas actuaciones "no constituyen ninguna forma de eutanasia y deben considerarse como parte de una buena práctica médica".

Asimismo, desechan la expresión eutanasia indirecta por considerar que esta práctica "está mejor definida por el principio del doble efecto", es decir, "el principio ético por el que se permite un tratamiento que puede tener un efecto beneficioso y otro perjudicial, siempre que éste último no haya sido buscado de forma intencionada por el médico".

También aconsejan "evitar" el concepto de limitación del esfuerzo terapéutico, ya que la retirada o no instauración de un tratamiento porque el mal pronóstico del paciente lo convierte en innecesario, "no es una limitación de tratamiento, sino una reorientación de objetivos".

En esta linea, rechazan también hablar de muerte digna para hablar de eutanasia o procesos similares, ya que "morir dignamente supone vivir dignamente hasta el último momento" y esa utilización del término lleva "a la confusión , porque hace referencia a un instante, cuando morir es un proceso".