15 de febrero de 2019

Ópticos voluntarios de Cione se desplazan a Tanzania para revisar a niños con albinismo

Ópticos voluntarios de Cione se desplazan a Tanzania para revisar a niños con albinismo
FUNDACIÓN CIONE RUTA DE LA LUZ - ARCHIVO

MADRID, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los ópticos-optometristas voluntarios Arturo Casas, María Mejías y Dorotea Romero, de la Fundación Cione Ruta de la Luz, se han desplazado, por segundo año consecutivo, al centro protectorado de Kabanga (Tanzania) para revisar a niños con albinismo.

Las personas con albinismo en Tanzania sufren persecuciones y deben vivir en centros de protección para evitar lo ataque que sufren debido a su condición genética. En el caso del de Kabanga, conviven 300 niños y niñas con albinismo; menores con diversidad funcional sensorial, como ceguera; intelectual, con síndrome de Down; y físicas, como malformaciones congénitas o paraplejias.

Algunos de los problemas más comunes de las personas con albinismo a nivel mundial son baja visión, nistagmus o fotofobia intensa. Ruta de la Luz, en colaboración con Zeiss, además de revisar a los niños, les proporciona las gafas graduadas necesarias.

Por otra parte, ofrecen formaciones para madres, niños y profesores acerca de la importancia de la protección del sol, del uso adecuado de las gafas y consejos de cuidado e higiene visual. Ambas campañas han traído consigo la revisión de 647 personas y la entrega de 166 gafas graduadas.

Además de las patologías propias de las personas con albinismo, los ópticos han encontrado en esta expedición defectos refractivos habituales, como hipermetropía, miopía o astigmatismo.

De forma adicional, han tratado casos de infección por entropión, que implica que las pestañas crecen hacia dentro y que con el movimiento causan irritación. Asimismo, como suele ocurrir en zonas de poca higiene, mucho polvo y alta exposición a los rayos ultravioleta, según precisan desde la fundación, también han advertido casos severos de conjuntivitis.

"La ayuda visual adecuada proporcionará a los beneficiarios la posibilidad de aprender a leer, cuidar su sistema visual ahora y poder estudiar y con ello labrarse un futuro mejor", han indicado desde Ruta de la Luz. "Sin la ayuda visual adecuada, a los niños y niñas con albinismo les sería muy difícil tener un desarrollo educativo correcto", han incidido.

Pero, "a la vez, es necesario concienciar acerca del albinismo y romper con las creencias ancestrales que hacen peligrar sus vidas, para que puedan vivir en comunidad, con sus familias, como cualquier persona", ha concluido la responsable de la fundación, Sara Calero.