28 de junio de 2012

Los oncólogos bien formados pueden tratar el 95 por ciento de los dolores de sus pacientes

Los oncólogos bien formados pueden tratar el 95 por ciento de los dolores de sus pacientes
CONGRESO PAIN

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

"Cualquier oncólogo con una formación adecuada podría tratar el 95 por ciento de los dolores que tenga su paciente", ha asegurado el doctor Luis Olay, oncólogo radioterápico del Hospital Universitario Central de Asturias, durante la segunda edición del curso 'Pain' sobre dolor Oncológico, impulsado por la Fundación Grünenthal.

Este experto ha explicado que el dolor oncológico, síntoma que afecta a un elevado porcentaje de pacientes con cáncer, tiene una intensidad que va de moderada a intensa. "Varía en función del tipo de tumor y del estadio del mismo", ha precisado.

En general, hay más dolor cuanto más avanzada se encuentra la enfermedad. "En el 75 por ciento de los casos, la causa del dolor es el propio tumor, aunque también puede estar producido por los tratamientos implementados por el médico e incluso por determinados cuadros clínicos del paciente", ha explicado.

En el caso de tratarse de dolores complejos, su abordaje debe ser multidisciplinar. A juicio de Olay, "el propio oncólogo debe ser el principal responsable de ésto, intentando evitar derivaciones innecesarias a las unidades del dolor".

En sus palabras, "la mejor estrategia contra el dolor oncológico es su prevención, que debe empezar en el mismo momento en que se detecta el tumor". En este punto, "es importante que el médico pregunte constantemente a su paciente por las características y evolución de su dolor".

En los últimos años se ha incrementado considerablemente el arsenal terapéutico de fármacos opioides. "Han aparecido nuevas moléculas y se han ido adaptando las presentaciones de las ya existentes a las necesidades de los pacientes", ha indicado este experto.

Por otro lado, "la radioterapia sigue siendo una buena opción terapéutica contra este síntoma, ya que se ha mostrado muy eficaz en el control del dolor producido por metástasis vertebrales o por tumores localmente avanzados", concluye.