5 de julio de 2016

El objetivo de Heart es reducir un 25% las muertes cardiovasculares

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La World Heart Federation ha puesto en marcha una campaña con el objetivo de reducir un 25 por ciento la mortalidad por enfermedades cardiovasculares en el año 2025 y ha sido apoyada por la American Heart Association, el American College of Cardiology Foundaion, la European Heart Network, la European Society of Cardiology y la Fundación Española del Corazón (FEC) en España.

Un grupo de investigadores del Institute for Health Metrics and Evaluation ha realizado cálculos para saber en qué cantidad se deben reducir los factores de riesgo cardiovascular, siendo los más importantes el tabaquismo, la hipertensión, la obesidad y la diabetes.

A nivel global, los más alarmantes son el tabaquismo y la hipertensión, por lo que se ha propuesto una reducción del 30 y del 25 por ciento respectivamente. "En España el tabaquismo está muy extendido, un hábito contra el que estamos luchando para aplicar restricciones y reducir este porcentaje", señala el secretario de la FEC, Lorenzo Silva.

En cuanto a la hipertensión, los datos del Instituto Nacional de Estadística muestran un aumento de las muertes por enfermedades hipertensivas en los últimos diez años. De hecho, en 2004 representaba el 5 por ciento y en la actualidad el 10 por ciento de los fallecimientos.

"Teniendo en cuenta que el 80 por ciento de las enfermedades cardiovasculares pueden prevenirse, las cifras actuales de muertes por esta causa son muy altas; el control múltiple de los factores de riesgo son los que nos asegurarán en mayor medida la consecución de objetivos", ha destacado el experto.

Además, según las estimaciones, el control de dichos factores de riesgo evitaría a nivel mundial 1,5 millones de muertes en hombres y 600.000 en mujeres.

LUCHA CONTRA LAS ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

La FEC, que ya se adhirió a la campaña en 2013, sigue apoyando medidas que contribuyan a conseguir el objetivo propuesto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) de que al menos un 50 por ciento de la población afectada por algún factor de riesgo debe recibir tratamiento y el 80 por ciento debe tener acceso a tecnología y medicación básica.

En primer lugar, hay que regular más restrictivamente el tabaco y "desde las sociedades científicas estamos luchando para instaurar el empaquetado neutro de tabaco, aumentar sus impuestos y llevar a cabo campañas de concienciación dirigidas a la población", explica el doctor Silva.

Reducir un 30 por ciento el consumo de sal en la población general y un 25 por ciento en los pacientes diagnosticados y llevar a cabo dieta y actividad física.

"Los profesionales de la salud exigimos la sustitución de las grasas trans, un aumento en el precio de los alimentos que contengan ácidos grasos, restricción de los productos alimenticios no saludables, especialmente a niños y jóvenes; y asesoramiento a los grupos que hayan sufrido algún evento cardiovascular", ha concluido.