22 de mayo de 2019

Un nuevo enfoque terapéutico, eficaz para reducir la presión en insuficiencia cardiaca

Un nuevo enfoque terapéutico, eficaz para reducir la presión en insuficiencia cardiaca
PIXABAY/STOCKSNAP - ARCHIVO

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Los resultados de un estudio de prueba de concepto realizado por primera vez en el hombre revelan que la oclusión de la vena cava superior (VCS, por sus siglas en inglés) reduce la presión y el volumen en el corazón de manera rápida y efectiva. Este estudio se ha dirigido a la SVC como área terapéutica para pacientes con insuficiencia cardiaca con el fin de reducir las presiones de llenado cardiaco sin disminuir el gasto cardiaco o la presión arterial sistémica.

Los datos se presentan como investigaciones clínicas de última hora en la Sesión Científica 2019 de la Sociedad para Angiografía e Intervenciones Cardiovasculares (SCAI, por sus siglas en inglés). La insuficiencia cardiaca es una creciente crisis de salud pública que afecta a 5,7 millones de adultos en Estados Unidos y a 26 millones de personas en todo el mundo. Esta afección cardiaca común ocurre cuando el corazón está demasiado débil o dañado como para bombear suficiente sangre y oxígeno para soportar otros órganos en el cuerpo y es responsable de más de 30.000 millones de dólares en costos de atención médica en Estados Unidos cada año.

Las opciones de tratamiento actuales para tratar la sobrecarga de volumen durante la insuficiencia cardiaca incluyen la terapia con medicamentos, la diuresis y las terapias de reemplazo renal, como la hemodiálisis. Para este estudio, se incluyó a ocho pacientes ingresados ??con insuficiencia cardiaca sistólica y sobrecarga de volumen.

Los investigadores emplearon un balón endovascular para ocluir la SVC durante entre cinco y diez minutos. Para garantizar la seguridad, los pacientes se sometieron a pruebas neurológicas antes, durante y después de la oclusión de la VCS, repitiendo las pruebas dentro de los 10 minutos posteriores a la liberación del balón y después de una, tres y 24 horas.

NORMALIZACIÓN DE LAS PRESIONES CARDIACAS

Se realizó una oclusión exitosa de la SVC en todos los pacientes dentro del estudio. Después de cinco minutos de oclusión de la SVC, las presiones cardiacas se normalizaron y la presión arterial sistémica y la función cardiaca se mantuvieron estables. En los últimos tres pacientes, se realizó una segunda oclusión de la SVC durante 10 minutos con hallazgos hemodinámicos similares. Después de siete días de seguimiento de los ocho pacientes y 30 días de seguimiento de cinco pacientes, no se detectaron consecuencias neurológicas o vasculares.

"Las tasas de insuficiencia cardiaca global siguen aumentando junto con las tasas de reingreso hospitalario. Nuestro objetivo final es mejorar los resultados de los pacientes acortando su tiempo en el hospital, reduciendo sus síntomas y mejorando su respuesta a los diuréticos", afirma Navin K. Kapur, del Centro Cardiovascular del Centro Médico Tufts en Boston, Massachusetts, Estados Unidos.

"Nuestros hallazgos muestran el potencial para mejorar las presiones de llenado cardiaco y la función en la insuficiencia cardiaca aguda mediante un procedimiento mínimamente invasivo. En el futuro, esta terapia podría aplicarse a otras afecciones cardiacas, especialmente a aquellas en las que actualmente existe poca o ninguna opción de tratamiento", agrega.

Para verificar aún más estos hallazgos, la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó recientemente un ensayo clínico de viabilidad y seguridad temprano titulado VENUS-HF, patrocinado por PreCardia, Inc. dirigido por la directora ejecutiva Lisa Wipperman-Heine.