5 de febrero de 2015

Un nuevo dispositivo podría elevar la esperanza de vida en el cáncer de páncreas

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Las célulcas cancerígenas pancreáticas son conocidas por estar protegidas por la fortaleza del tejido, lo que hace difícil suministrar medicamentos para reducir el tumor o detener su crecimiento. Ahora, investigadores de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, Estados Unidos, han desarrollado un dispositivo que podría cambiar todo eso: mediante el uso de campos eléctricos puede llevar medicamentos de quimioterapia directamente al tejido tumoral, impidiendo su crecimiento y, en algunos casos, reduciéndolo.

   El trabajo, que se publica este miércoles en la revista 'Science Translational Medicine', abre la posibilidad de aumentar considerablemente el número de personas que son aptas para las cirugías que salvan vidas. Representa un enfoque totalmente nuevo en el tratamiento para el cáncer de páncreas, que tiene una tasa de mortalidad del 75 por ciento al año del diagnóstico, una estadística que no ha cambiado durante más de 40 años.

   "La cirugía para extirpar un tumor ofrece actualmente la mejor oportunidad de curar el cáncer de páncreas", explica DeSimone, profesor de Química en la UNC y de Ingeniería Química en la Universidad Estatal de Carolina del Norte. "Sin embargo, muchas veces el diagnóstico llega demasiado tarde para que un paciente sea apto para la cirugía debido a la tendencia de que los tumores se entrelacen con los principales órganos y vasos sanguíneos", añade.

   "Una vez que se lleve a los ensayos clínicos, podría cambiar el paradigma de los tratamientos de cáncer de páncreas o cualquier otros tumores sólidos a los que los medicamentos de quimioterapia estándar IV son difíciles de llevar", afirma Jen Jen Yeh, profesora asociada de Cirugía y Farmacología en la Escuela de Medicina de la UNC y miembro del Centro Integral del Cáncer Lineberger.

   James Byrne, miembro del laboratorio de DeSimone en la UNC-Chapel Hill, dirigió la investigación mediante la construcción del dispositivo y examinando su capacidad para suministrar efectivamente los fármacos quimioterapéuticos a los tumores de cáncer de páncreas, así como dos tipos de tumores de cáncer de mama.

   Dependiendo del tipo de tumor, el nuevo dispositivo se puede utilizar  internamente después de una cirugía mínimamente invasiva para implantar electrodos del dispositivo directamente en un tumor (un enfoque relevante especialmente para el cáncer de páncreas y otros tumores menos accesibles) o externamente para suministrar fármacos a través de la piel (un enfoque relevante especialmente para el tratamiento de los cánceres de mama inflamatorios y otros tumores accesibles, como cánceres de cabeza y cuello).

   Los investigadores también han demostrado la capacidad del dispositivo para permitir concentraciones de fármaco más altas en el tejido tumoral, evitando el aumento de toxicidad sistémica. Esto es especialmente importante en el tratamiento de tumores sólidos pancreáticos y otros, que no están bien vascularizados y, por lo tanto, son difíciles de alcanzar con métodos estándar de tratamiento centrados en el torrente sanguíneo para el suministro de fármacos contra el cáncer a los tumores.

Para leer más