18 de mayo de 2015

Moverse tiene un impacto directo en la evolución favorable de la EPOC

Moverse tiene un impacto directo en la evolución favorable de la EPOC
SOUNDFROMWAYOUT/FLICKR

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

Moverse el máximo de días posibles y durante el máximo tiempo posible es el reto que los neumólogos han puesto a los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), a los que recomiendan realizar actividades cotidianas, como salir a pasear, ya que se ha observado que tienen un impacto directo en la evolución favorable de la enfermedad y en la disminución de ingresos hospitalarios.

"Es muy difícil recomendar la práctica de actividad física a pacientes que se ahogan con tan sólo moverse. Es por este motivo, que las estrategias para aumentar la actividad física en pacientes con EPOC no deben ser simplemente informativas", explica la doctora Judith Garcia Aymerich, epidemióloga de CREAL y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

"Es muy importante motivar al paciente de tal forma que consiga sentir la necesidad de moverse. Asimismo, también es clave que, mediante programas de rehabilitación pulmonar, estén físicamente preparados para dicha actividad", añade.

Los neumólogos recomiendan caminar entre 15 y 30 minutos casi todos los días para mejorar la calidad de vida y el pronóstico de estos pacientes respiratorios. Los principales síntomas de la enfermedad conllevan que las personas que sufren EPOC tiendan a reducir su actividad física de manera progresiva.

Esta recomendación está basada en evidencia científica, asimismo "la experiencia profesional apunta que la solución reside en promover la actividad física mediante un programa estructurado, basado en la práctica de ejercicio y en la intervención conductual".

"Los programas de rehabilitación pulmonar son el escenario perfecto para potenciar las capacidades de los pacientes y para promover la actividad física", advierte la doctora que recomienda actividades cotidianas, como subir o bajar escaleras o salir a pasear.

Para conseguirlo, la experta destaca el componente motivacional y un adecuado programa de rehabilitación pulmonar como factores claves para mejorar la capacidad de ejercicio del paciente para que pueda tener una actividad física mayor sin ahogarse. Dentro de las estrategias para aumentar la actividad física en estos pacientes también se puede añadir otros elementos, como un podómetro. Este dispositivo portátil que permitecontar cada paso que realiza la persona que lo lleva es muy útil como estrategia de retroalimentación positiva.

"La inclusión del podómetro es muy positiva y a nivel motivacional está aportando muy buenos resultados", asegura la investigadora, quien va a participar en el 'Almuerzo con el Profesor: Inactividad física en la EPOC: Estrategias para incrementar la actividad física en la vida diaria', el próximo domingo 7 de junio dentro del programa de actividades del Área de EPOC en el 48º Congreso Nacional SEPAR, que se celebra en Gran Canaria.

"Los profesionales de la salud debemos aprovechar cualquier oportunidad de encuentro con los pacientes para preguntarles sobre sus hábitos de actividad física y recordarles la importancia de moverse, en la modalidad que les resulte más confortable, en el máximo de días posibles y durante el máximo de tiempo posible", concluye.