7 de diciembre de 2015

Mosquitos programados para ser estériles y no propagar la malaria

Mosquitos programados para ser estériles y no propagar la malaria
JIM GATHANY / CDC

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Imperial College de Londres (Reino Unido) han modificado genéticamente a una especie de mosquitos que transmiten la malaria para hacerlos estériles y conseguir que este atributo se expanda rápidamente y se reduzca la propagación de la enfermedad, que causa más de 430.000 muertes cada año

El mosquito 'Anopholes gambiae' es uno de los vectores del parásito de la malaria más peligrosos del África subsahariana, donde se producen el 90 por ciento de los fallecimientos causados por esta enfermedad.

El trabajo del Imperial College, cuyos resultados publica la revista 'Nature Biotechnology', se ha centrado en modificar un gen que interrumpe la producción de huevos en las hembras, para lo que utilizaron una técnica que permite además asegurar que dicha alteración genética se transmite a un ritmo acelerado mediante la descendencia.

Por ello, los autores calculan que en pocos años la propagación de esta especie modificada genéticamente podría reducir de forma drástica e incluso eliminar algunas poblaciones locales de esta especie, al tiempo que representa un avance importante en el desarrollo de nuevos métodos para el control de vectores.

Normalmente, cada variante genética tiene una probabilidad del 50 por ciento de ser transmitida de padres a hijos pero, en los experimentos realizados en laboratorio, consiguieron que este 'gen de la infertilidad' se transmita en más del 90 por ciento de las crías.

La técnica utiliza genes recesivos, por lo que muchos mosquitos heredarán sólo una copia del gen, y se necesitan dos copias de causar infertilidad, lo que significa que los mosquitos con sólo una copia son portadores y pueden transmitir el gen a través de una población.

Los autores de dicho hallazgo celebran que es la primera vez que esta técnica demuestra su eficacia en esta especie, después de que se probara sin éxito en tres genes diferentes asociados a su fertilidad.

"Hemos estado intentando hacer frente a la malaria durante más de 100 años. Si tiene éxito, esta tecnología tiene el potencial de reducir sustancialmente el riesgo de contagio", ha reconocido Andrea Crisanti, una de las autoras del estudio, que no obstante pide prudente hasta "comprobar y garantizar la seguridad del enfoque que se busca".

Además, el también autor del estudio Tony Nolan recuerda que actualmente hay alrededor de 3.400 especies diferentes de mosquitos en todo el mundo y el 'Anopheles gambiae', "aunque es un importante portador de la malaria, sólo es uno de las 800 especies de mosquitos que hay en África, por lo que suprimirla en ciertas áreas no debería afectar significativamente el ecosistema local".

No obstante, el equipo tiene como objetivo mejorar la expresión de sus elementos de activación de los genes y encontrar nuevos genes que puedan reducir aún más la posibilidad de que los mosquitos puedan desarrollar alguna resistencia a dicha alteración.