6 de septiembre de 2015

La mortalidad hospitalaria aumenta en fin de semana

La mortalidad hospitalaria aumenta en fin de semana
PIXABAY

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes ingresados en el hospital el fin de semana son más propensos a estar más enfermos y tienen un mayor riesgo de muerte en comparación con los ingresados durante la semana, según encuentra un análisis publicado en 'BMJ' esta semana.

El estudio, realizado como una colaboración entre 'University Hospital Birmingham NHS Foundation Trusts' y 'University College London', en Reino Unido, examinó el efecto de los días de ingreso hospitalario en las tasas de mortalidad en todo los hospitales del servicio nacional de salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Inglaterra para 2013-2014. Los resultados confirman los hallazgos de un análisis que realizaron para el periodo 2009-2010.

En el último trabajo, los investigadores encontraron que alrededor de 11.000 personas más mueren cada año al ingresar en el hospital el viernes, sábado, domingo o el lunes en comparación con otros días de la semana (martes, miércoles, jueves) a lo largo de 30 días de ingreso.

Esto sugiere un generalizado "efecto fin de semana", que puede explicarse en parte por la reducción de los servicios de apoyo que comienza en la noche del viernes y dura todo el fin de semana, alterando la mañana del lunes, según los autores. Los pacientes que ya están en el hospital no tienen un mayor riesgo de muerte durante el fin de semana.

Estos resultados siguieron siendo los mismos, incluso si se tenía en cuenta la gravedad de la enfermedad. Los investigadores advierten que no es posible demostrar que este exceso de número de muertes se podría haber evitado y agregan que ello sería "imprudente y engañoso", pero dicen que se debe determinar exactamente qué servicios se tienen que mejorar durante el fin de semana para hacer frente al aumento del riesgo de mortalidad.

También analizaron las características del paciente, la duración de la estancia hospitalaria y el tiempo hasta la muerte. Un promedio de 2,7 millones de pacientes fueron ingresados en el hospital días entre semana, mientras que un promedio de 1,2 millones de personas ingresaron un sábado y 1 millón, un domingo.

Los ingresados en sábado y domingo eran más propensos a ser urgencias, 50 y 65 por ciento, respectivamente, que los de días entre semana (29 por ciento) y la duración de la estancia fue también mayor en los pacientes ingresados en un sábado y un domingo.

Una mayor proporción de personas ingresadas en un sábado y un domingo tenía diagnósticos que las situaban en la categoría más alta en el riesgo de muerte, 24,6 y 29,2 por ciento respectivamente, en comparación con menos del 20 por ciento de los ingresos entre semana.