25 de septiembre de 2014

Monitorizan vía Internet a adultos mayores con cuadros depresivos

Monitorizan vía Internet a adultos mayores con cuadros depresivos
FLICKR/HENADZ FRESHPHOTO.RU

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Especialistas de la Universidad Autónoma Metropolitana, Unidad Azcapotzalco (UAM-A) en el Distrito Federal, México, han desarrollado un sistema que logra detectar la depresión en adultos mayores, a través de una herramienta que monitoriza la rutina diaria del paciente vía Internet.

   Por el momento este proyecto se encuentra en fase de desarrollo, aunque destacan que se ha llevado a cabo con éxito las primeras pruebas del sistema, en el aspecto del movimiento y la interconexión con Internet. Asimismo, ya se están planteando nuevas áreas en las que sacar provecho a estos dispositivos.

   Los responsables del diseño industrial de la UAM-A han empezar ha estudiar alianzas con psicólogos, geriatras e ingenieros en sistemas en el propósito de optimizar y hacer más eficiente el sistema de detección del estado de depresión.

   El objetivo de esta tecnología es que sirva como herramienta auxiliar para el cuidado de las personas en edad avanzada, que por diversas circunstancias, como el abandono de familiares o algún padecimiento crónico, tienden a caer en estado depresivo.

   De acuerdo con el maestro Edwin Almeida Calderón, investigador del área de Diseño Industrial de la UAM-A y titular del proyecto, las personas mayores de 70 años suelen tener patrones de conducta bien definidos. "Se levantan, se asean, se exponen al sol, comen y descansan en determinados lugares muy específicos del hogar", explica.

   Mediante un dispositivo que puede ser colocado en el antebrazo de la persona mayor y una cámara web registran su movimiento en forma de patrones, mismos que posteriormente son graficados por un 'software'. En caso de existir alguna anomalía en la trayectoria de la persona, o bien en el tiempo en el que se posiciona en determinado punto, el sistema emite vía Internet una alerta que puede llegar a algún dispositivo de algún familiar o algún médico.

   "El sensor que porta la persona se encuentra interconectado a un módem mediante sistemas de radiofrecuencia. La información procesada a partir del patrón de movimiento del paciente puede incluir algunos factores como temperatura, ritmo cardiaco y desviaciones en la trayectoria de la persona", ha explicado Almeida Calderón.