15 de junio de 2015

La minilaparoscopia optimiza la cirugía urológica

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La minilaparoscopia y otras herramientas con visión 3D optimizan la cirugía urológica y suponen una alternativa más segura y eficaz tanto para el médico como para el paciente, tal y como se ha comentado en el LXXX Congreso Nacional de Urología, que ha tenido lugar en Salamanca.

"Existe una variante de la cirugía de accesos mínimos que ofrece numerosas ventajas y es la alternativa más efectiva y segura de este grupo de procedimientos", ha explicado el coordinador del Grupo de Trabajo de Endourología, Laparoscopia y Robótica de la Asociación Española de Urología (AEU), el doctor José Luis Álvarez-Ossorio.

En este sentido, en el que se busca una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que pueda lograr resultados reproducibles y manteniendo la seguridad de los procedimientos laparoscópicos convencionales, diez hospitales españoles están inmersos en un estudio multicéntrico con el uso de laparoscopia, utilizando instrumental de 3 milímetro en lugar de 5 milímetros como se hace de forma habitual.

"La minilaparoscopia es una progresión natural de la laparoscopia convencional. Está destinada a disminuir el trauma quirúrgico reduciendo el diámetro del instrumental laparoscópico estándar y supone una alternativa segura y eficaz, tanto para el médico como para el paciente", ha afirmado el experto, que además ha añadido que "parece claro que mientras más pequeña sea la cirugía más rápida será la recuperación".

Además, gracias a las diminutas dimensiones de estos instrumentos, la lente laparoscópica puede acercarse mucho más al objetivo, obteniendo así una mejora en la resolución y, por lo tanto, identificación más clara de las estructuras anatómicas.

3D: VISIÓN EN PROFUNDIDAD

Otra de las novedades presentadas en esta Reunión de la AEU ha sido la tecnología tridimensional. Tal y como explica el doctor Álvarez-Ossorio "al operar en dos dimensiones generamos la profundidad en nuestro cerebro y la distancia la entendemos porque la hemos aprendido con la práctica clínica. Gracias al 3D, vemos volúmenes que antes solo intuíamos. Además, aporta una mayor precisión y calidad en la operación y mejora la seguridad del paciente".

Con esta misma técnica, el experto ha afirmado que se disminuye la fatiga visual de los cirujanos que suele aparecer a las dos horas de intervención. Finalmente, y desde el punto de vista docente facilita el aprendizaje de este tipo de cirugía por parte de los especialistas en formación.