27 de noviembre de 2014

Los médicos deportivos recomiendan incluir la medicina biorreguladora en el botiquín

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los médicos deportivos han recomendado incluir la medicina biorreguladora en el botiquín durante el XV Congreso Nacional de la Federación Española de Medicina del Deporte (FEMEDE), pues este tipo de medicina actúa sobre la inflamación y el dolor, y favorece la reparación del tejido.

Además, en un documento de consenso elaborado el pasado año por FEMEDE, se recomienda el uso de la medicina biorreguladora en lesiones deportivas. En él se destacan las funciones de este tipo de tratamientos para modular la inflamación y los síntomas de dolor asociados a las lesiones deportivas, así como su acción analgésica y la capacidad para modular la cicatrización.

El uso de la medicina biorreguladora, "se ha extendido en el deporte, sobre todo para el tratamiento de esguinces y lesiones tendinosas", ha asegurado el vicepresidente de FEMEDE, Miguel del Valle. "Ya es habitual en el deporte amateur, pero también en los clubes de primera y segunda división de fútbol y en centros de alto rendimiento deportivo, con el aliciente añadido de que no dan positivo en controles antidoping".

Por otro lado, una investigación publicada en junio por una universidad alemana concluye como un medicamento de acción biorreguladora, 'Traumeel', permite reducir la inflamación a través del sistema inmune causada por el ejercicio.

Además, otro estudio en el que han participado 15 centros deportivos de toda España, que fue publicado en la revista 'International Journal of Clinical Practice', ha comprobado cómo el mismo fármaco ha conseguido disminuir el dolor y ha mejorado la función articular del esguince de tobillo agudo en la misma medida que el diclofenaco, un antiinflamatorio no esteroideo.

En cuanto al tipo de lesiones, la medicina biorreguladora permite "el tratamiento de todas aquellas que cursen dolor o inflamación, tanto agudas como leves o crónicas", ha afirmado el doctor del Valle. Esta opción terapéutica se ha convertido así en la primera elección por parte de los médicos deportivos ya que "consigue modular la inflamación en las primeras fases a través de la estimulación del sistema inmune. Esto dará pie a que se inicie el proceso natural de reparación del tejido y que el deportista pueda volver a la práctica de su actividad", ha añadido.

EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS AINES

A diferencia de la medicina biorreguladora, "las terapias convencionales, de las que se suele abusar, como los corticoides o antiinflamatorios, en muchos casos dificultan la reparación del tejido dañado", ha explicado el vocal de FEMEDE, el doctor Fernando Jiménez.

Además, estas terapias tienen numerosos efectos secundarios entre los que se encuentran los relacionados con el aparato digestivo. Un estudio italiano publicado en la edición online de diciembre de la revista 'Minerva Gastroenterologica e Dietologica' advierte del importante problema para la salud pública que supone el consumo de fármacos antiinflamatorios no esteroideos debido al daño gastrointestinal que causan. Por otro lado, resalta como ese daño es mayor cuando se consumen medicamentos que contienen ibuprofeno.

Otro aspecto beneficioso de los medicamentos de acción biorreguladora para los deportistas es la posibilidad de poder evitar el dopaje provocado por el consumo de antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y analgésicos de síntesis. "Al ser fármacos de origen natural, no son tóxicos, carecen de efectos secundarios y reacciones adversas y tienen una tolerabilidad muy buena. Además, no están incluidos por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) dentro de las sustancias tipificadas como dopantes", ha concluido el doctor Jiménez.