8 de marzo de 2019

Un médico de AP atiende el 80% de las necesidades de una persona al final de su vida

Un médico de AP atiende el 80% de las necesidades de una persona al final de su vida
PIXABAY - ARCHIVO

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un médico de Atención Primaria gestiona el 80 por ciento de las necesidades específicas de cuidados de una persona que se encuentra en la fase final de la vida, ha puesto de relevancia la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), con motivo de la celebración de las II Jornadas Nacionales de Cuidados Paliativos.

"El médico de familia trata a los pacientes desde el principio hasta el final de la vida, pero, sobre todo, tiene un papel esencial en la última etapa. Aproximadamente, en un cupo de 1.000 pacientes mensuales, un médico de familia trata entre 7 y 12 pacientes en situación de fase final de la vida. Tiene que asegurar la calidad de vida del paciente, ayudarle a controlar los síntomas y acompañar a los familiares", han especificado desde la sociedad.

En este contexto, el presidente del comité científico del congreso, el doctor Manuel J. Mejías, ha apuntado el médico de familia precisa de medios materiales y de tiempo para el abordaje de estos enfermos y sus familias y, a su juicio, para ello "es necesaria una formación multidisciplinar básica actualizada, para fomentar la atención ambulatoria y domiciliaria de estos pacientes, dado que ello cumple los criterios de preferencia de estas personas".

"Asimismo, constituye un importante índice de satisfacción de la asistencia recibida, además de suponer un importante ahorro de costes", según el experto.

Según cálculos de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, el ratio idóneo de cobertura se establece en una unidad de cuidados paliativos por cada 80.000 habitantes. Sólo Cataluña y La Rioja destinan los recursos mínimos necesarios y cubren esta demanda, por lo que hay 15 comunidades autónomas, más Ceuta y Melilla, que necesitan aumentar el número de recursos para llegar al ratio oportuno.

Andalucía, Valencia, País Vasco, Canarias y Asturias son, en esta clasificación, las que cuentan con un servicio de cuidados paliativos más escaso, con una sola unidad por cada 150.000 habitantes o más.

Precisamente, el objetivo de las jornadas es concienciar y mejorar las aptitudes y competencias de los médicos de Atención Primaria en el abordaje de las enfermedades al final de la vida.

Entre los temas a debatir destacan las últimas novedades sobre cómo tratar las enfermedades crónicas avanzadas no oncológicas desde la perspectiva del médico de familia.

Se ofrecerá una perspectiva real multidisciplinar, que abarca desde el diagnóstico hasta el final de cada enfermedad, desde una visión integradora y práctica. Además, se abordarán temas como el manejo del dolor y otros síntomas en cuidados paliativos, la atención en los últimos días o la eutanasia.

Las jornadas, además, servirán para establecer una mejor coordinación entre Atención Primaria y cuidados paliativos, en este tipo de enfermos que se encuentran al final de su vida.También son solidarias, puesto que ofrecen un espacio gratuito para todas las asociaciones y entidades sin ánimo de lucro que quieran asistir.