25 de marzo de 2014

El MD Anderson de Madrid incorpora una nueva técnica que mejora la recuperación tras operar un cáncer tiroideo

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El MD Anderson Cancer Center de Madrid ha comenzado a realizar una nueva técnica quirúrgica mínimamente invasiva para el cáncer de tiroides que permite reducir el riesgo de complicaciones y mejorar la recuperación tras la intervención.

En los últimos años la incidencia del cáncer de tiroides se ha ido incrementado hasta ocupar el octavo puesto de los tumores más diagnosticados en mujeres, quienes tienen tres veces más de probabilidades que los varones de padecer esta enfermedad, y la cirugía resulta la opción terapéutica de preferencia más eficaz, con el inconveniente de que la presencia de una cicatriz en la base del cuello es mal aceptada por los pacientes.

Sin embargo, con esta nueva técnica, llamada MIVAT (Minimally Invasive Video Assisted Thyroidectomy), la operación puede hacerse mediante una pequeña incisión de 1,5 a 2 centímetros por control endoscópico.

La intervención mediante la imagen magnificada y más cercana del endoscopio permite una disección mas precisa del tiroides, facilita la identificación de las glándulas paratiroides y de los nervios recurrentes, así como de sus frecuentes anomalías anatómicas preservándolos de posibles lesiones gracias a este control endoscópico.

Esta técnica está indicada en casos seleccionados de patología tiroidea benigna y maligna, así como en la cirugía de las glándulas paratiroides.

"La técnica supone un gran avance en el tratamiento de los tumores tiroideos, ya que reduce el riesgo de desarrollar hipocalcemias por lesión de la microvascularización o resección inadvertida de las glándulas paratiroides, la posibilidad de parálisis del nervio recurrente por lesión del mismo con disfonía e incluso obstrucción glótica en los casos bilaterales, así como reduce la visibilidad de la cicatriz con frecuencia queloidea en la base del cuello", ha reconocido Rafael Barberá, del Servicio de Cabeza y Cuello de MD Anderson Cancer Center Madrid.

Asimismo, este experto ha destacado la importancia de realizar un diagnóstico precoz de la enfermedad y de que el equipo cuente con el apoyo de otros especialistas con gran experiencia en esta patología dentro del campo de la anatomopatología, radiología y medicina nuclear.

Tras la cirugía, el resultado de los estudios realizados al tumor resecado indicará la necesidad de realizar tratamiento con iodo radiactivo y la supresión con hormonas. En casos de enfermedad diseminada, el estudio genético y molecular determinará el tipo de fármacos más adecuados para tratar la enfermedad.