30 de noviembre de 2017

La mayoría de los pacientes con enfermedad mental prefieren ser atendidos en su domicilio

La mayoría de los pacientes con enfermedad mental prefieren ser atendidos en su domicilio
CEDIDO POR COMCO

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El 90 por ciento de las personas con problemas de salud mental prefieren ser atendidos en su propio domicilio siempre que su situación lo permita, según la directora del área de gestión clínica de psiquiatría y salud mental del hospital universitario Príncipe de Asturias, Ana Moreno.

"La atención en el domicilio supone una evolución en la atención a la salud mental y reduce la experiencia traumática que produce a los pacientes estar ingresados en un espacio cerrado", ha añadido durante la jornada 'Ingresos y hospitalidad. No todas las camas son iguales', organizada por Fundación Manantial y que ha tenido lugar en el auditorio de CaixaForum en Madrid.

Además, varios estudios señalan que los pacientes y sus familiares parecen más dispuestos a hablar de sus problemas en el entorno seguro y confortable de su casa y prefieren este tipo de atención siempre que sea posible por ser menos traumática y estigmatizante que el ingreso tradicional en el hospital.

"UN INGRESO SUPONE UN DESPOJO DE IDENTIDAD"

"Muchas veces se compara la unidad de psiquiatría en el hospital con una prisión, algo que suele vincularse con el acto de cierre de la puerta", ha señalado el coordinador del plan estratégico de salud mental de las Islas Baleares y uno de los ponentes, Pablo Tobajas.

Asimismo, explica que las unidades con las puertas abiertas tienen como objetivo reforzar los aspectos más humanos del tratamiento pasando de unos cuidados centrados en la enfermedad a unos cuidados centrados en el paciente y su familia.

De igual modo, los profesionales de la planta pasan más tiempo con sus pacientes y la relación terapéutica mejora, algo "esencial en el proceso de recuperación", advierte.

"Un ingreso supone un despojo de la identidad", según ha señalado el escritor Juan José Millás, moderador de la mesa en la que los propios pacientes expresaron la necesidad de mejorar el trato en un momento tan vulnerable como supone el ingreso en una planta de psiquiatría.

"Te sientes solo, como una cosa. Eché de menos que me miraran a los ojos, sentirme más cuidada por alguien que me acompañara en esos momentos de angustia y ansiedad", comentó María José Asua, que contó su experiencia de hospitalización en primera persona.