4 de marzo de 2014

Más de 600.000 pacientes reciben tratamiento sanitario con terapias respiratorias domiciliarias

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

Más de 600.000 pacientes reciben tratamiento sanitario con terapias respiratorias domiciliarias, con motivo del aumento de la prevalencia de enfermedades crónicas, las cuales conllevan un mayor riesgo de incapacidad, dependencia y morbimortalidad.

Además, el envejecimiento poblacional, el tabaquismo activo y pasivo, el incremento progresivo de las cifras de obesidad y la cronicidad de las enfermedades hacen necesario potenciar cada vez más la atención sanitaria en el domicilio del paciente.

Dicha cronicidad supone un aumento de la necesidad de frecuentación de los servicios sanitarios, la polimedicación y el deterioro de la calidad de vida de los pacientes. Ante esta situación, las terapias respiratorias domiciliarias (TDR) se han convertido en una alternativa terapéutica destinada a mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas.

En este sentido, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha declarado el 2014 Año del Paciente Crónico y las Terapias Respiratorias Domiciliarias. El acto de presentación de esta iniciativa tendrá lugar el próximo 6 de marzo y contará con la colaboración de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN).

"Para SEPAR es una gran oportunidad liderar el avance de los servicios y la mejora de las tecnologías sanitarias actuales y tener la oportunidad de diseñar nuevos modelos de relación entre enfermos respiratorios, profesionales, administración y empresas prestadoras de servicios sanitarios, siempre teniendo en cuenta la mejora de la calidad de vida de nuestros pacientes", ha asegurado la presidenta de SEPAR, Pilar de Lucas.

Y es que, prosigue, que existe evidencia de que las TRD no solo mejoran los síntomas sino que su uso correcto se asocia a una mayor supervivencia. En este sentido, el neumólogo y coordinador del Año SEPAR 2014 de las Terapias Respiratorias Domiciliarias, Eusebi Chiner, ha insistido en que estas técnicas mejorar la calidad y la esperanza de vida de los pacientes ya que, entre otras cosas, evitan la frecuentación y saturación de los servicios sanitarios, reducen las hospitalizaciones y los costes sanitarios.

"En nuestro país, donde la expectativa de vida es de las más largas de Europa, en términos de inversión sanitaria las enfermedades crónicas suponen el 75 por ciento de la misma, y las respiratorias un tercio de ellas", ha explicado Chiner, para recordar que el paciente y sus cuidadores son corresponsables en los procesos de autocuidado, en el conocimiento de la propia enfermedad y en el uso y cumplimiento adecuado de las TRD para mejorar su evolución".

Ante esto, el papel de las sociedades científicas es clave para promover estudios que permitan resolver cuestiones existentes respecto a las indicaciones de la prescripción de las TRD, así como de su control y seguimiento.

"La elaboración de guías y estándares que reúnan criterios de actuación y de derivación permite lograr una atención igualitaria y multidisciplinar, independientemente del tipo de centro hospitalario. Con dicha dedicación a la investigación clínica también contribuimos a mejorar el grado de conocimiento y asistencia sanitaria de los profesionales, consiguiendo una mejora significativa en el pronóstico y evolución de los pacientes con problemas crónicos de salud respiratoria. Al mismo tiempo, las empresas implicadas en las TRD están trabajando estrechamente con el personal sanitario, con la Administración sanitaria y con los pacientes, actuando como socios de los servicios de salud", ha zanjado Chiner.