18 de septiembre de 2015

Lazos dorados para apoyar la lucha contra el cáncer infantil y adolescente

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Padres de Niños con Cáncer ha realizado este mes de septiembre un llamamiento a edificios, instituciones, monumentos y autoridades españolas con la finalidad de iluminar y visibilizar lazos dorados en beneficio de la causa del cáncer infantil.

Se trata de la primera vez que España se suma esta campaña, '¡Enciende la esperanza! ¡Enciéndelo en Oro!', impulsada desde Childhood Cancer International (CCI) y que cuenta con el apoyo y fuerza de las principales ciudades de América del Norte, Europa, Oceanía y Asia.

El objetivo de la iniciativa es aportar visibilidad y concienciación sobre una enfermedad que se sitúa como la primera causa de muerte de 90.000 niños cada año por enfermedades no transmisibles (ENT), tanto en los países desarrollados como en vías de desarrollo.

Y es que, cada 3 minutos un niño es diagnosticado con cáncer en algún lugar del mundo y, además, se estima que unos 250.000 niños y adolescentes son diagnosticados con una de las 16 formas de cáncer- infantil que son diferentes de los cánceres de adultos.

Aunque varios tipos de cáncer infantil son ahora curables, en los países en desarrollo, tan sólo 2 de cada 10 niños/adolescentes sobreviven como resultado de la falta de acceso a medicamentos y tratamientos esenciales.

DOS TERCIOS DE LOS SUPERVIVIENTES TIENEN SECUELAS

Asimismo, y a pesar de que en los países desarrollados 8 de cada 10 niños/adolescentes habrá sobrevivido a su cáncer después de 5 años o más, las investigaciones demuestran que dos tercios experimentarán los efectos secundarios de su tratamiento, y una cuarta parte de los supervivientes tendrán que hacer frente a consecuencias que ponen en riesgo su salud y su vida debido a su tratamiento contra el cáncer infantil.

El lazo dorado y la luz dorada son desde 1978 el símbolo que representa a los pacientes de cáncer más jóvenes en todo el mundo y honra su valentía en la lucha contra el cáncer infantil y adolescente. Este símbolo común, ha permitido construir una imagen conjunta de esta problemática, fortaleciendo así su visibilidad e incidencia social, algo que beneficia enormemente a causas y organizaciones sin ánimo de lucro.