12 de mayo de 2015

La justicia europea rechaza recurso de ex comisario de Sanidad acusado de tráfico de influencias con tabaco

BRUSELAS, 12 May. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal General de la Unión Europea ha rechazado este martes el recurso del ex comisario de Sanidad, el maltés John Dalli, acusado de tráfico de influencias con empresas tabaqueras, en el que alegaba que el anterior presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, le obligó a dimitir en 2012 y reclamaba que se anulara esta decisión y que se le compensara.

El fallo da la razón al Ejecutivo comunitario y concluye que Dalli dimitió voluntariamente durante una reunión con Barroso el 16 de octubre de 2012 y no fue destituido.

El caso estalló a raíz de un informe elaborado por la oficina antifraude de la UE (OLAF), que constataba que Dalli había estado en contacto en varias ocasiones con representantes de la industria tabaquera en reuniones no oficiales y confidenciales mientras preparaba la nueva directiva sobre productos del tabaco, vulnerando así sus obligaciones como comisario.

A raíz de este informe de la OLAF, Barroso convocó a Dalli a una reunión cara a cara durante la cual, según alegaba el ex comisario maltés, le obligó a presentar su dimisión. Hacia el final del encuentro se sumaron también el jefe de gabinete de Barroso y el responsable de los servicios jurídicos de la Comisión. Este último elaboró un borrador de carta de dimisión para Dalli que el político maltés firmó con algunos cambios.

Tras escuchar a los testigos y examinar las pruebas, el Tribunal General considera probado que Dalli presentó su dimisión oral durante la reunión con Barroso y lo confirmó en presencia de su jefe de gabinente y del jefe de los servicios jurídicos. "El señor Dalli dimitió voluntariamente, sin que el presidente Barroso hubiera realizado una petición formal de dimisión", sostiene el fallo.

Para el Tribunal, el hecho de que Barroso repitiera insistentemente durante la reunión, ante las dudas de Dalli, que sería más honorable para él dimitir voluntariamente que tener que hacerlo ante una petición formal "no basta" para establecer que el portugués el obligó a dimitir.