13 de abril de 2015

Jugar infiltrado ¿puede agravar la lesión?

Jugar infiltrado ¿puede agravar la lesión?
FLICKR MATTHEW WILKINSON

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   En la mayoría de deportes de competición es cada vez más frecuente jugar infiltrado para soportar el dolor de las lesiones musculares, pero el uso indiscriminado de esta alternativa puede acabar agravando el problema, según ha alertado Guillermo Rodríguez, responsable de Medicina Deportiva de Avanfi-tulesiondeportiva.com.

   La infiltración consiste en la inyección de una medicación en un punto concreto de la zona lesionada con el objetivo de ayudar a mitigar el dolor, y generalmente combina el uso de un anestésico y un corticoide.

   En principio son compatibles con las leyes antidopaje, pero deben declararse ante la federación de cada deporte, y las recomendaciones establecen que no deben usarse en un mismo punto más de tres dosis en seis meses.

   "El problema es cuando se abusa y se usa de forma indiscriminada, sin tener en cuenta las recomendaciones oficiales", ha defendido Rodríguez en declaraciones a Europa Press, ya que al utilizar un anestésico el deportista no siente el dolor y "puede hacer una sobrecarga o exceso en el trabajo de la parte afectada, causando una rotura o lesión mayor que la que presenta".

   No obstante, en los últimos años la Medicina Deportiva está viviendo una "nueva era" con la aparición de nuevas formas de infiltración con un efecto "más rápido y duradero" que, además, consigue acelerar la recuperación del paciente.

JUGAR INFITRADO: CÓMO CONSEGUIR UN EFECTO MÁS RÁPIDO Y DURADERO

   En este sentido, este experto ha destacado el potencial de un nuevo producto llamado 'orthokine', que se obtiene a partir de la sangre del propio paciente. Esta se somete a un mecanismo de calentamiento con unas bolitas de vidrio que permiten la obtención de factores de crecimiento, pero con grandes cantidades de la proteína IL-1ra, que es el principal anti-inflamatorio natural del organismo.

   "Esto hace que, al infiltrarse, el paciente reciba tanto los factores de crecimiento, que para una lesión degenerativa o rotura son muy eficaces, como una cantidad de antiinflamatorios naturales", ha explicado Rodríguez, que formó parte durante 12 años de los servicios médicos del Rayo Vallecano.

   El producto se administra en tres dosis con un intervalo entre una y otra de 7 a 15 días, y "mientras que con la infiltración clásica de corticoides el dolor vuelve a aparecer a los 15 días, con éste la mayoría de deportistas pueden entrenar de forma normal después de las tres infiltraciones".

MENOS RIESGOS PARA LOS DEPORTISTAS

   "Es otra forma de tratar más específica y está a punto de cambiar el paradigma de la infiltración, más beneficiosa y con mucho menos riesgo", ha reconocido este experto.

   Este producto ya ha sido utilizado con éxito por muchos deportistas de élite como el jugador NBA Kobe Bryant, que recurrió a él para tratar su tendinosis en el tendón de aquiles, lesión para la que más se utiliza junto con la del tendón rotuliano. No obstante, también puede emplearse en algunas inflamaciones articulares.

   Asimismo, aunque su coste es superior a la infiltración convencional, también está comenzando a utilizarse en deportistas amateurs. "Hay pacientes a los que no les gusta que su lesión pueda limitar su vida deportiva", ha reconocido.

USO DE LA ECOGRAFÍA

   Junto a estos nuevos productos, la infiltración también ha sufrido un "salto cuantitativo y cualitativo" gracias al apoyo del ecógrafo, ha añadido Manuel Villanueva, director médico de Avanfi y autor de cinco técnicas de cirugía ecoguiada avaladas y premiadas por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos AAOS y todas ellas aplicadas en el campo de la Medicina Deportiva.

   La técnica de imagen, "actualmente en manos de pocos profesionales, permite así aplicar estas terapias innovadoras directamente en la zona lesionada y no hacerlo como hasta ahora de forma 'ciega', lo que disminuye el riesgo de dañar zonas sanas, multiplica su eficacia y reduce el tiempo de recuperación del paciente".