31 de marzo de 2014

IU solicita al Gobierno aragonés que proteja la salud del ciudadano del efecto de los disruptores endocrinos

ZARAGOZA, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Izquierda Unida ha pedido al Gobierno de Aragón medidas para proteger a la salud de la ciudadanía del impacto de los disruptores endocrinos, sustancias químicas presentes en todo tipo de productos de uso cotidiano.

Según alertan numerosos estudios, dichas sustancias alteran el equilibrio de las hormonas y han sido relacionadas con la aparición de múltiples y variados problemas de salud, como una mayor infertilidad, la aparición de cánceres hormonodependientes, algunos grados de autismo y diabetes.

En este contexto, la Comisión de Medio Ambiente, Salud y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo aprobó el pasado junio un proyecto de resolución para poner en marcha medidas "urgentes y concretas" para proteger la salud de la ciudadanía los disruptores endocrinos.

"Estudios científicos advierten que los bebés, niños y mujeres en edad fértil, embarazadas y lactantes, son especialmente sensibles a estas sustancias, igualmente peligrosas para los trabajadores en procesos industriales que las incluyen", ha explicado la portavoz de Sanidad de IU en las Cortes, Patricia Luquin.

Ante estos datos y "la preocupación de los cientos de científicos europeos que han firmado la Declaración de Berlaymont en la que exigen a la Administración una investigación sobre el efecto de estos compuestos y una regulación de sus usos dentro de la Unión Europea", el grupo parlamentario IU-Aragón ha registrado una Proposición no de Ley, para su debate y votación en la Comisión de Sanidad, en la que piden al Gobierno autonómico que realice una campaña informativa relacionada con los disruptores endocrinos y los posibles efectos sobre la salud.

BISFENOL A

Uno de los disruptores endocrinos en contacto cotidiano con las personas es el bisfenol A. Esta sustancia química está en algunos recipientes de comestibles como las latas de conserva con recubrimiento interior con resinas epoxi, selladores y resinas dentales, botellas y biberones de policarbonato, tapones de bebidas y tapers plásticos.

"Según cientos de investigaciones científicas, puede causar las enfermedades anteriormente descritas", ha advertido la portavoz de Sanidad de IU en las Cortes.

Además, ha considerado que su uso debería ser "prohibido" en España, en aplicación del principio de precaución, "tal y como hizo Francia el 12 de octubre de 2012, por acuerdo unánime de la Asamblea Nacional francesa, de forma que a partir del 1 de enero de 2013 se prohibió en aquellos envases que puedan estar en contacto con niños menores de 13 años y, de forma generalizada, a partir de 2014, sea cual sea la edad de las personas a las que estén destinadas".

Dinamarca también prohibió, en agosto de 2012, la presencia de DEHP, BBP, DEP, y DBP, cuatro ftalatos, disruptores endocrinos, utilizados en cosméticos y productos de consumo susceptibles de entrar en contacto con la piel o las mucosas.

Por ello, IU pide al Gobierno de Aragón que se dirija al central para que prohíba, a la mayor brevedad, la fabricación, distribución e importación de materiales que contengan bisfenol A, los cuales vayan a estar en contacto con alimentos y que se dirija a la Comisión Europea, junto a otros estados miembros como Francia o Dinamarca, que acelere los trámites para la prohibición generalizada de bisfenol A, así como los ftalatos (DEHP BBP, DBP, DEP) utilizados en cosméticos y productos de consumo susceptibles de entrar en contacto con la piel o las mucosas.

En el último punto de la iniciativa, IU propone que se promueva una ley general de protección de la población frente a los disruptores endocrinos.

"Cada día hay más estudios que alertan del impacto en la salud humana y es muy importante que se otorgue relevancia al principio de precaución, porque es la única forma efectiva de proteger la salud pública", ha concluido Patricia Luquin.