8 de septiembre de 2016

Investigan la prevalencia de migrañas en el contexto del síndrome de sensibilidad central

Investigan la prevalencia de migrañas en el contexto del síndrome de sensibilidad central
ALBERTO BOGO

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores de la Unidad SHC Medical del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz (Sevilla) ha investigado la prevalencia de la migraña en el contexto del síndrome de sensibilidad central y, una vez diagnosticada, el porcentaje de mejoría y éxito terapéutico está en torno al 70 por ciento de los pacientes tratados en la unidad.

Actualmente, "estamos iniciando un proyecto basado en realizar una encuesta europea, en colaboración con diversas asociaciones de pacientes con migraña de otros países, para conocer la incidencia europea del síndrome de sensibilidad central en este colectivo", han señalado los principales investigadores, Oscar Cáceres Calle, alergólogo e inmunólogo clínico y director médico, junto con el internista Manuel Blanco Suárez.

Por otra parte, el equipo sigue buscando biomarcadores que confirmen dicho diagnóstico en pacientes con migraña, lo que abriría nuevas puertas a nivel terapéutico. También por el uso de nuevos tratamientos para pacientes con migraña como, por ejemplo, el oxígeno de alto flujo, la magnetoterapia BMS o la inmunoterapia.

PREVALENCIA Y CONSECUENCIAS

La migraña es una enfermedad crónica que cursa con crisis de cefalea episódicas que se caracterizan por dolor hemicraneal, producen náuseas y/o vómitos y, habitualmente, existe fotosensibilidad. En un subgrupo de pacientes, los ataques se incrementan con el tiempo llevando a un cuadro denominado migraña crónica.

Afecta entre el 12 y el 16 por ciento de la población en general, siendo la incidencia más alta en mujeres, y está encuadrada dentro de las 20 enfermedades más discapacitantes de todas las existentes.

La persona afectada puede experimentar, antes de que aparezca el dolor de cabeza, síntomas de 'aura' que acompañan a la migraña. Los más frecuentes son luces chispeantes, visión oscurecida y olores peculiares.

Este problema puede durar horas e incluso días y, en muchos casos, se trata de un dolor incapacitante que provoca que las personas no puedan realizar sus actividades cotidianas, afectando negativamente a su calidad de vida.

Para leer más