18 de diciembre de 2018

Investigadores del Hospital de Getafe validan herramientas para diagnosticar la fragilidad en los mayores

Investigadores del Hospital de Getafe validan herramientas para diagnosticar la fragilidad en los mayores
EUROPA PRESS

GETAFE, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Hospital de Getafe han validado herramientas para diagnosticar la fragilidad en las personas mayores, analizado las principales escalas internacionales para detectar este síndrome en los ancianos, a través del Proyecto Frailtools, que facilitará la implantación de tratamientos multidisciplinares que ayuden a mantener la calidad de vida.

Al respecto, la directora general de Humanización de la Consejería de Sanidad, Ana Dávila, ha presidido este martes la reunión de cierre del proyecto, coordinado por el Hospital Universitario de Getafe, que ha implicado a 5 hospitales de la Unión Europea con el objetivo de evaluar la utilidad de las diferentes herramientas (escalas de fragilidad) existentes para detectar el síndrome de fragilidad en centros sanitarios (hospitales y centros de Atención Primaria) y sociales (residencias de ancianos).

Actualmente se considera que la fragilidad es el principal elemento sobre el que pueden actuar las autoridades sanitarias para promover un envejecimiento saludable de la población, por lo que la importancia de detectar de forma adecuada y precoz este síndrome radica en que es un buen predictor de eventos adversos en salud como caídas, hospitalización, disminución de la movilidad, discapacidad y, finalmente, la muerte en personas mayores.

El estudio científico ha evaluado las 6 principales escalas de fragilidad y ha realizado una valoración funcional, cognitiva y nutricional en cada uno de los medios asistenciales con mayor número de ancianos frágiles, como son la Unidad de Agudos de Geriatría y consultas externas de Geriatría (hospital), centros de salud y residencias.

Tras la primera valoración, se realizó un seguimiento telefónico a los 6 meses y, posteriormente, un seguimiento presencial a los 12 y 18 meses, a través de este proyecto que cuenta con un presupuesto de más de 1,9 millones de euros subvencionado por el II Programa de Salud de la Comisión Europea.

Además ha implicado a casi 15.000 participantes mayores de 75 años y profesionales de 5 hospitales europeos de referencia en la investigación con ancianos, como son el Hospital Universitario de Getafe, en Madrid; Centre Hospitalier Universitaire de Toulouse (CHUT), en Francia; Università Cattolica del Sacro Cuore (UCSC), en Italia; Jagiellonian University Medical College (JUMC), en Polonia; y Aston University (AU), en Reino Unido.

Según los datos preliminares obtenidos, los resultados han sido muy satisfactorios y se han podido verificar las hipótesis planteadas con lo cual se podrá disponer de herramientas fiables y eficientes que detecten el síndrome de fragilidad en los ancianos según el medio asistencial en el que sean atendidos.

Esto, según los autores, permitirá a los especialistas en Geriatría a partir de ahora abordar el problema de forma adecuada y realizar un programa de trabajo multidisciplinar e individualizado que evite el empeoramiento funcional y la discapacidad en aquellos ancianos vulnerables.