13 de noviembre de 2009

Investigadores de la Hispalense desarrollan nanopartículas de insulina para administrarse por vía oral

SEVILLA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de investigación de la Universidad de Sevilla (US), liderado por Mercedes Fernández Arévalo, ha puesto en marcha un proyecto de desarrollo de nanopartículas de insulina de liberación prolongada para administración oral, es decir, sin necesidad de inyectarse, y que se encuentra en fase de pruebas en animales, según indicó Andalucía Innova.

En el marco del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra mañana, Fernández Arévalo aseguró que las moléculas activas son muy importantes, al igual que es la manera en la que se administra el activo. En este sentido, explicó que la insulina debe ser administrada por vía parenteral, lo que supone un "serio inconveniente" para pacientes que tienen que ser tratados de por vida.

Esta investigación surge con el objetivo de crear micro partículas y nanopartículas de moléculas biológicas como la insulina para administrarlas por vía oral y con efecto terapéutico, teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé un aumento de la enfermedad para 2030, alcanzando los 366 millones de diabéticos, de los que tres millones serán españoles.

"La administración oral supondría un aumento de la calidad de vida", advirtió la vicedecana de la Facultad de Farmacia, quien añadió que para realizar estas nanopartículas se ha utilizado la tecnología 'Flow Focusing', patentada por el grupo del Departamento de Ingeniería Energética y Mecánica de Fluidos de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales de la US.

Esta metodología permite producir de manera controlada gotas de tamaños nanométricos y micrométricos. "Se necesita que el tamaño de partícula sea nanométrico, porque con ese tamaño las partículas pueden atravesar intactas la barrera del intestino y llegar al torrente sanguíneo", aseguró la investigadora.

Estas nanopartículas de insulina ya han sido desarrolladas y están siendo probadas por vía oral en modelos animales, como ratones genéticamente modificados, para posteriormente realizarlas en humanos.

El proyecto ha sido calificado de Excelencia por la Consejería de Innovación, Ciencia y empresa, que le ha concedido un incentivo de 240.000 euros. En la investigación, trabaja un equipo multidisciplinar formado por el grupo de investigación Optimización del Diseño y de la Evaluación de Medicamentos, el de la Escuela Superior de Ingenieros Industriales y el de investigación clínica de la Facultad de Medicina.