30 de septiembre de 2019

Una intervención médica en Estados Unidos consigue que casi la mitad de los pacientes con cáncer dejen de fumar

Una intervención médica en Estados Unidos consigue que casi la mitad de los pacientes con cáncer dejen de fumar
Dejar de fumarGETTY - ARCHIVO

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Centro Oncológico MD Anderson de la Universidad de Texas (Estados Unidos) han demostrado que un programa integral contra el tabaco, basado en fármacos y terapia conductual, puede ayudar a los pacientes con cáncer a dejar de fumar y a abstenerse de hacerlo con éxito.

Este estudio prospectivo, el más grande sobre deshabituación tabáquica en pacientes con cáncer hasta la fecha, analizó a 3.245 fumadores tratados en el Programa de Tratamiento del Tabaco del MD Anderson entre 2006 y 2015. A los tres, seis y nueve meses de seguimiento, las tasas de abstinencia del hábito de fumar se situaron en 45, 46 y 44 por ciento, respectivamente de media.

Aunque el estudio no fue diseñado como un ensayo clínico aleatorio y no comparó diferentes tipos de programas para dejar de fumar, estudios anteriores han mostrado que los tratamientos para dejar de fumar u otras intervenciones mínimas tienen tasas de abstinencia del 20 por ciento o menos.

El programa del MD Anderson proporciona tratamiento personalizado contra el tabaco a casi 1.200 pacientes nuevos cada año. Desde 2013, los pacientes han sido referidos automáticamente a través de un cuestionario electrónico utilizado en todas sus clínicas. El personal del programa contacta a cada nuevo paciente que se identifica como fumador. La mayoría de los pacientes que aceptan participar en el programa integral reciben asesoramiento intensivo y administración proactiva de medicamentos.

"Adaptamos la terapia de reemplazo de nicotina, los medicamentos sin nicotina y su combinación como recomendaciones para cada persona, y después proporcionamos apoyo a través de sesiones de terapia conductual durante ocho a 12 semanas después de su consulta inicial. A través de este enfoque combinado, hemos visto resultados efectivos en el cese y la abstinencia", explica el director médico del programa, Maher Karam-Hage.

En el MD Anderson, el costo promedio por dejar de fumar oscila entre 1.900 dólares (1.743 euros) y 2.500 dólares (2.293 euros). Los participantes reciben servicios de tratamiento gratuitos, ya que el programa se financia principalmente a través de los Fondos de Liquidación del Tabaco de Texas.

Dado que fumar es un factor de riesgo para muchos tipos de cáncer y otras enfermedades, el programa también está abierto a los empleados. El estudio no encontró una diferencia en las tasas de abstinencia entre los pacientes de cáncer y los no pacientes. Para los pacientes con cáncer, fumar también afecta negativamente la supervivencia y el tratamiento.

"Muchos pacientes de cáncer se preguntan si dejar de fumar una vez que ya tienen cáncer vale la pena. Dejar de fumar en el momento del diagnóstico aumenta las posibilidades de supervivencia entre un 30 y un 40 por ciento. Los pacientes también tienen menos probabilidades de una recurrencia o cáncer secundario si dejan de fumar. Tendrán menos efectos secundarios y sus tratamientos serán más efectivos. A más largo plazo, disfrutarán de una mejor calidad de vida. Dejar de fumar es crucial para los pacientes de cáncer", comenta una de las responsables del trabajo, Diane Beneventi.